Cobra fuerza la opción de mudar la final de la Libertadores a Paraguay

Santiago de Chile está cada vez más en duda para acoger la final única de la Copa Libertadores por el estallido popular que se vive allí desde hace varios días esperando la renuncia del presidente Sebastián Piñera, quien ya canceló dos cumbres internacionales que iban a realizarse en noviembre y diciembre en el país vecino. Asunción, que recibirá la final de la Libertadores, asoma como principal opción.

sección deportes

La Nueva Olla acogerá la final de la Sudamericana y también podría hacerlo con la Libertadores.

PUBLICADA EN ABC COLOR

Mientras River y Flamengo se preparan para jugar la final de la Copa Libertadores, Chile, la sede del partido decisivo, vive sus días más convulsionados.

El encuentro debe disputarse el sábado 23 de noviembre en el Estadio Nacional, de Santiago, pero lo cierto es que desde la casa madre del fútbol sudamericano aguardan que sea el presidente Sebastián Piñera quien cancele la organización del evento. Esta medida seguiría en la línea que comenzó con las suspensiones de las cumbres internacionales que debía albergar en los próximos meses.

En cadena nacional, el máximo mandatario, a quien las masas le piden su renuncia inmediata, anunció que se suspendían las convenciones del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), que se iba a llevar a cabo el 16 y 17 de noviembre con la presencia de Donald Trump, entre otros, y de la Conferencia de las Partes (COP25), que iba a tener lugar durante diciembre para tratar cuestiones relacionadas al cambio climático.

Así las cosas, es impensado que Santiago de Chile pueda sostenerse como sede de la primera final única en la historia de la Copa Libertadores. Desde Conmebol esperan la decisión final, que podría ser tomada antes del fin de semana, y ya tienen a Asunción como alternativa principal.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?