Australia-Georgia: un partido con mucho en juego, aunque no lo parezca

Ganarse el lugar en los cuartos de final o lograr la primera victoria ante una nación de Tier 1. Cada equipo tiene su propia motivación para el partido de mañana.

sección deportes

Georgia va por su primer triunfo ante un combinado de Tier 1.

RUGBY WORLD CUP

Alejados del revuelo que causó la cancelación de los partidos por el tifón Hagibis, dos filosofías de entrenadores se enfrentarán en Shizuoka el viernes, cuando Australia y Georgia salgan a la cancha a las 7.15 de la mañana (hora argentina)

A primera vista, podría parecer que no hay mucho en juego, siendo que los Wallabies ya tienen asegurado el pasaje a los cuartos de final y Georgia habiendo perdido su posibilidad y encontrándose en la tercera posición del Grupo D. Pero jugadores y entrenadores de ambos equipos muestran lo contrario.

Australia pondrá en cancha la 11va pareja de medios diferente desde que jugaron la final de la RWC 2015, y Michael Cheika se apoya en que la dinámica competencia que se da constantemente en el equipo le brinde la posibilidad de explotar en el momento justo.

A pesar de que el 9 y 10 de Australia nunca comenzaron juntos como titulares, Cheika espera que Nic White y Matt To’omua realmente se hagan notar de cara al duelo de la próxima semana por los cuartos de final, en Oita.

De la misma manera, la tercera línea compuesta por Jack Dempsey, Isi Naisarani y David Pocock también será puesta a prueba y ellos deberán demostrar quién se merecen un puesto en el partido decisivo, junto al capitán Michael Hooper, que esta vez no se encuentra en el plantel de 23 jugadores del día de partido.

En contraste directo, Milton Haig, apuesta a lograr consistencia mientras busca la primera victoria ante un país de Tier 1 en lo que será el último partido tras ocho años como entrenador de los Lelos.

"El que ves en cancha es el equipo con más experiencia, o casi, que tenemos y podemos formar, y en partidos importantes, la experiencia cuenta”, dijo Haig.

El tercera línea de 35 años de edad, Mamuka Gorgodze encarna eso. Gorgodze, ex jugador de Toulon, comenzará por 14ta vez en una RWC y clamará el récord del equipo, mientras espera poder retirarse del rugby con estilo”.

"Todos estamos emocionados”, dijo Gorgodze. "No tenemos nada que perder”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?