El dramático hecho que dejó helados a quienes veían Endgame en Mendoza

El dramático hecho que dejó helados a quienes veían Endgame en Mendoza

Los asistentes a la emisión del pasado viernes dieron su testimonio. Aun no salen de su asombro.

Sucedió el viernes en la sala 5 de Cinemark en el mall Palmares. Eran las 21 y la función que estaba programada para las 19.10 ya llevaba una hora y media de emisión. Se trataba nada menos que del capítulo final de Avengers: Endgame.

Una niña de unos 5 años de edad no paraba de hablar y correr por las escaleras. La distracción generada mantenía tensos a los fanáticos, que no querían que nada interrumpiera el momento crucial después. Es la cuarta de la serie de Avengers y en la calificación popular de Google tiene un 96% de votos positivos. La niña insistió hasta que expulsó, en el salto entre un escalón y otro, en subida, con esfuerzo y cansancio, lo que muchos cinéfilos creían que era un espíritu maligno que la había poseído solo para arruinarles esas tres horas que soñaron como maravillosas y determinantes: fue cuando un sonoro flato no solo causó la carcajada generalizada de una concurrencia masiva que terminó por perdonarla, sino que la hizo sentarse tranquila y no hacer más ruido.

Pero ese no fue el hecho dramático.

Encuesta

¿Ya viste Avengers Endgame?

Quienes estaban en la sala ya se habían acomodado nuevamente y recobrado el poder de concentración. Nadie se permitía ya siquiera generar el más mínimo crujido de un pochoclo, con tal de no molestar lo dictado por los creadores desde Marvel.

Fue entonces que sintieron unos pasos golpear sobre la alfombra que retumbaron cual tropel y dos gritos conmocionaron a todos, dejándolos estupefactos: dos jóvenes gritaron el final de la película cuando a sus 3 horas 2 minutos le quedaban por correr, aun, unos 5.400 segundos.

Nadie se movió. La película no frenó, de allí que ninguno atinó en siquiera responderles. La duda les invadió y comenzó a carcomer cual corrosión en una zona húmeda. Muchos no les creyeron. Otros aumentaron la adrenalina, a la espera de confirmación de lo aseverado por los atacantes.

Encuesta

¿Debe impedirse que quienes están en una sala de cine se metan a otra?

Todas las versiones del hecho -aunque aun no accedemos a las cámaras de los pasillos del lugar- dan cuenta de que el comando spoileador salió ileso. pero claro: es la voz de los que entran en el cono de sospechas como sus posibles repeledores.

Ya en otros países ante circunstancias similares ha habido violencia. Y el debate sobre qué es más violento, si spoilear una película in situ o meterle una piña al spoileador, ya ha generado nuevas grietas en un país en donde la relación sísmica de su sociedad es notoria.

Mientras tanto, la discusión pasa por si es necesario que una película cuya entrada cuesta $340 debe incluir un seguro de "no spoiler", o si los que solo pagaron $180 por ver otra, pueden salir de una sala y meterse a otra para romper las ilusiones de cientos de personas.

Encuesta

¿Debe existir un seguro "anti spoiler", con devolución del costo de la entrada si esto sucede?

¿Querés recibir notificaciones de alertas?