Quiénes son los tres homenajeados de la Feria del Libro 2019

Antonio Di Benedetto, Juan Draghi Lucero e Iverna Codina serán los autores homenajeados en esta edición, debido a su notable contribución a la literatura provincial.

Redacción MDZ

Antonio Di Benedetto, Juan Draghi Lucero e Iverna Codina

Secretaría de Cultura

Como todos los años, la Feria del Libro estará dedicada a nombres destacados de nuestras letras, sumándose a Rodolfo Braceli, Quino y Liliana Bodoc. En esta edición 2019 serán dos hombres y una mujer los protagonistas.

Si bien las actividades en el Espacio Cultural Le Parc comenzarán el 30 de agosto y se extenderán hasta el 8 de septiembre, habrá versiones locales en Tupungato, Rivadavia, Lavalle y San Rafael, desde el martes 27.

Las actividades en la Feria incluirán presentaciones, lanzamientos, stands de librerías, espectáculos para todas las edades, charlas con escritores, homenajes, conciertos, invitados especiales, intervenciones artísticas y mucho más.

Antonio Di Benedetto, Juan Draghi Lucero e Iverna Codina serán los autores homenajeados en esta edición, debido a su notable contribución a la literatura provincial.

Antonio Di Benedetto, periodista fundamental

Hijo de José Di Benedetto y la brasileña Sara Fisígaro, Antonio nació el 2 de noviembre de 1922, en Mendoza. A finales de 1940 se graduó en el Colegio Nacional Agustín Álvarez y, para ese año, ya había empezado a colaborar en el diario La Palabra y en La Semana. Estudió Derecho, pero se dedicó al periodismo.

Empezó como reportero profesional en el diario La Libertad, para el que cubrió el terremoto de San Juan y colaboraba en La Nación y la revista Mundo Argentino. Fue subdirector del diario Los Andes y también corresponsal del diario La Prensa. En 1953, publicó su primer libro, Mundo animal, con el que inició su brillante carrera de escritor, cuya cima fue la novela Zama, la obra más reconocida, traducida y leída además de su adaptación cinematográfica a cargo de la directora Lucrecia Martel. Muchos de sus relatos son considerados extraordinarios por la crítica, como Caballo en el salitral, Aballay, Los reyunos, El cariño de los tontos, entre otros.

Pero la originalidad de la obra de Di Benedetto fue concebida desde el momento en que empezó a ser publicada. Recibió el premio Juan Carlos D’Accurzio por Grot (1957), reeditado posteriormente como Cuentos claros. En 1968, la UNESCO y el gobierno de De Gaulle le entregaron un documento de reconocimiento por su labor periodística, en relación a la educación y a la cultura. En 1969, recibió el título de Caballero de la Orden del Mérito; la Alliance Française le otorgó la medalla de oro, en 1971; en 1973, fue designado miembro fundador del Club de los XII (a partir de él de los XIII). En 1974, obtuvo la beca Guggenheim por su prosa de ficción.

Durante la dictadura militar, fue perseguido, apresado y torturado. Fue excarcelado en septiembre de 1977 y se exilió en Europa. Allí, continuó trabajando, escribiendo, ofreciendo conferencias en universidades y viviendo modestamente hasta 1984, año de su regreso a Argentina. Aquí recibió homenajes y reconocimientos, fue elegido miembro de la Academia Argentina de Letras; el doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional de Cuyo y fue nombrado asesor de la Secretaría de Cultura de la Nación. Publicó también Sombras, nada más…, su última obra. Falleció el 10 de octubre de 1986, en Buenos Aires, dejando una literatura desafiante y vanguardista, siendo un periodista ético y categórico.

Juan Draghi Lucero, un creador prolífico

Juan Draghi Lucero nació el 5 de diciembre de 1895, en Los Nogales, provincia de Santa Fe y fue mendocino por adopción, desde 1897. Su obra gigantesca abarca la literatura, la historia, la economía y nuestras raíces. Dedicó años de estudió a la historia y el folclore de la región cuyana, para, en 1938, publicar Cancionero popular cuyano, obra que reúne piezas de poetas populares y otras anónimas, recogidas en Mendoza, San Juan y San Luis.

En 1940, se publicó la primera edición de Las mil y una noches Argentinas, una de sus obras más reconocidas, que conjuga narraciones, leyendas, relatos y cuentos típicos del folclore argentino. En 1953, se reedita con ilustraciones del artista plástico Víctor Delhez y, en 2001, en versión completa y en una selección juvenil.

Juan Draghi Lucero fue fundador de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza, profesor en varias cátedras de la Universidad Nacional de Cuyo y miembro correspondiente del Instituto Nacional Sanmartiniano. Recibió el Premio Konex de Platino en 1984, en la disciplina Regional.

El autor publicó, además, otras obras como El loro adivino, Cuentos mendocinos, El hachador de Altos Limpios, El bailarín de la noche, El pájaro brujo, La cabra de plata, Sueños, Y los ríos se secaron, entre otros títulos. Falleció el 17 de mayo de 1994.

Iverna Codina, la escritora que denunció la opresión

Hija de padre chileno y madre española, Iverna Codina nació en Chile el 15 de junio de 1912, pero a muy corta edad se mudó con su familia a San Rafael, Mendoza, considerándose ella siempre una mendocina. Exponente del feminismo y del realismo del siglo XX, se dedicó a la docencia en escuelas de la provincia y, más tarde, ejerció como periodista.

Por los años sesenta, cuando no era cosa de mujeres atreverse a la temática sociopolítica, Iverna Codina, hurgaba en las zonas más conflictivas del país, para encontrar los personajes de sus novelas. Y fue la primera en dar protagonismo a relatos desgarradores que rompían con el costumbrismo o el paisajismo de la literatura regional. Semejante osadía la destacaron con el Premio Losada, que recibió en 1960, por Detrás del grito, novela que denuncia las condiciones de explotación y servidumbre en los salitrales y minas de la frontera cordillerana.

Fue la primera escritora que en nuestro país se atrevió a ponerle voz a la lucha en los campamentos de la selva salteña en la novela Los guerrilleros, continuación de su método de indagación vivencial que había iniciado con sus originales novelas y los cuentos de La enlutada.

Su capacidad de observación se volcó además de la literatura en sus rigurosos análisis sobre las nuevas formas de expresión del boom de la literatura latinoamericana. Publicó América en la novela, un ensayo que repercutió en Europa. A fines de la década, su nombre estaba asociado al de los escritores y artistas más comprometidos con la realidad del país. Augusto Roa Bastos, Olga Orozco, María Esther de Miguel, Carlos Alonso, Mercedes Sosa, Ernesto Sábato, Reiner Estrada, Silvio Frondizi, integraban su círculo de amigos.

Durante la última dictadura debió exiliarse, entre 1976 y 1986, viviendo en México y Cuba. En Cuba se desempeñó en la revista Casa y en México, donde residió desde 1981, formó talleres literarios y colaboró en la revista Plural.

Regresó a la Argentina comenzada la democracia y falleció en Buenos Aires, el 14 de agosto de 2010, apagándose el largo trayecto de compromiso e integridad con la literatura que significó su vida.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?