Eliseo Miciu, el fotógrafo que capturó la esencia de la Patagonia

Eliseo Miciu, el fotógrafo que capturó la esencia de la Patagonia

La fotografía se ha convertido en un medio trascendental para la concientización de la necesidad de modificar radicalmente la manera en que la humanidad se relaciona con el planeta.

Carlos María Pinasco

El National History Museum que posee en su sede de Londres la colección más importante del mundo, con ochenta millones de objetos de entomología, botánica, zoología, paleontología y mineralogía, desde hace décadas ha instituido la distinción
“Wildlife Photographer of the year” como forma de difundir esta problemática.

Por otra parte, 1888 se creó en New York la National Geographic Society, con el objeto de contribuir al conocimiento de la geografía del mundo. Luego este fin se fue ampliando y hoy tiene como meta fundamental la promoción y conservación del medio ambiente. Desde sus orígenes publica su famosa revista en forma mensual y múltiples idiomas. La publicación es reconocida ampliamente por sobre todo por la calidad de sus fotografías.

Fue precisamente en el ejemplar que National Geographic dedicó a la Argentina dónde Eliseo Miciu -contratado en forma exclusiva- presentó sus obras a nivel global. Tres de sus fotos fueron luego vueltas a publicar por Leurzer´s Archive en el libro de las mejores 200 imágenes del mundo.

Nacido en 1980 en el seno de una familia de artistas, que se remonta a su abuelo, Eliseo eligió la fotografía para desarrollar su arte. La técnica, que domina como nadie, la adquirió a lo largo de años en que fue fotógrafo profesional y en múltiples viajes
por Europa y Estados Unidos visitando museos y galerías. Desde hace doce años se dedica a la fotografía artística. Meticuloso hasta la obsesión, controla hasta los mínimos detalles del proceso fotográfico apuntando a que cada una de sus tomas (que edita en series limitadas).

Pasarela, de Eliseo Miciu

Sus obras son en blanco y negro y su temática preferida es el paisaje Patagónico, una geografía en que el artista ha habitado gran parte de vida. En dos series que ha titulado “Tierra del Viento” e “Indómito”, de las que ha publicado sendos libros, ha testimoniado con un arte único esa naturaleza. Las fotografías que hoy presentamos corresponden a ellas.

El arte de Eliseo frente a esa inmensidad tiene un sentido que puede asociarse a las raíces griegas. Para los antiguos griegos, la Naturaleza es inmutable y esencial. El concepto excede la dimensión física para instalarse en un plano filosófico: naturaleza viene a significar lo que las cosas realmente son.

El concepto se encuentra, también, íntimamente relacionado con el de necesidad, en el sentido de que el universo, en su esencia, se comporta como un todo ordenado que funciona según leyes, evitando el caos y constituyendo, un cosmos. Ese funcionamiento ordenado del cosmos se debe, no al capricho de los dioses, sino a que, los seres que lo pueblan, se comportan según principios o leyes necesarias y es precisamente la naturaleza de esos seres lo que determina su lugar en el mundo y su modo de comportarse.
Está claro que esta sabia concepción hoy, en los hechos, ha sido olvidada con terribles consecuencias que se repiten cada vez con mayor frecuencia.

Quietud, otra de las magníficas fotografías de Miciu en la Patagonia

El arte de Eliseo Miciu reflexiona sobre ello y el artista se convierte entonces en soldado de la Naturaleza, según la concepción helénica y a su vez en testigo/cronista de la Patagonia (la parte de la naturaleza con la que se identifica), de la que quiere desentrañar el alma.

 

*Carlos María Pinasco es consultor de arte

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?