¿Cómo se explica el histórico aumento de los homicidios en Estados Unidos?

¿Cómo se explica el histórico aumento de los homicidios en Estados Unidos?

El año estuvo marcado por una pandemia, una crisis económica, un fuerte incremento en la venta de armas de fuego y protestas contra el racismo y la brutalidad policial.

BBC News Mundo

Estados Unidos registró el año pasado un aumento sin precedentes en la tasa de homicidios.

El número de asesinatos en el país creció cerca de un 30% en 2020 con respecto al año anterior, hasta unos 21.500, informó este lunes la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en ingles).

Varias ciudades grandes ya habían informado de un aumento en el número de homicidios el año pasado, pero las cifras del FBI ofrecieron la primera imagen de la situación en todo el país.

Se trata del aumento más pronunciado en el número de asesinatos desde que el FBI comenzó a recopilar datos en la década de 1960, aunque la cantidad total de este tipo de muertes se mantuvo por debajo de la cifra récord de la década de 1980.

En 2020 se registraron 6,5 homicidios por cada 100.000 personas. En 2019, la tasa fue de 5 por cada 100.000.

El salto se produjo en todas las regiones del país, tanto en los grandes centros urbanos como en las pequeñas localidades y en los municipios gobernados tanto por demócratas como por republicanos.

Los especialistas citados en el informe Uniform Crime Report del FBI no proporcionaron una explicación clara del aumento en el número de asesinatos el año pasado, pero señalaron un impacto desestabilizador de la pandemia de covid y un incremento en las ventas de armas.

Foto: GETTY IMAGES

"Fue un aumento nacional, lo que sugiere que fue influenciado por factores nacionales", le dijo a BBC Brasil el experto en seguridad pública Jeff Asher antes de que se hicieran públicos los datos.

La Comisión Nacional de covid-19 y Justicia Penal de EE.UU. ya había pronosticado a principios de este año un aumento del 30% en la tasa de homicidios en 2020, según datos de 34 ciudades.

El aumento de los homicidios se produjo al mismo tiempo que la caída de otros tipos de delitos en 2020, como el robo.

Asher señala que los delitos contra la propiedad registraron su decimoctavo año consecutivo de disminución el año pasado, un resultado probablemente influenciado por el cierre de los establecimientos comerciales debido a la pandemia.

Pandemia

Los expertos dicen que es difícil precisar un solo factor que explique el aumento histórico en un año marcado por la pandemia del coronavirus, la crisis económica, el auge de la venta de armas de fuego y las protestas contra el racismo y la brutalidad policial que causaron que millones de personas salieran a las calles en todo el país.

Foto: GETTY IMAGES

"Los criminólogos todavía están debatiendo qué causó la caída de los homicidios desde finales de la década de 1990", recuerda Asher.

"Varios factores parecen tener sentido (en 2020)", dice, y señala que no hay suficientes datos para decir el grado en que cada uno de estos factores influyó en las cifras.

Algunos apuntan a los efectos de la pandemia del covid-19, con estrés por miedo a la enfermedad y aislamiento en los primeros meses cuando se cerraron escuelas, iglesias, bares e instalaciones de ocio en diferentes puntos del país.

La pandemia también provocó una reducción de los programas de prevención y asesoramiento de la violencia, suspendidos debido a la necesidad de distanciamiento social.

Además, millones de estadounidenses perdieron sus trabajos y enfrentaron problemas financieros como resultado de la pandemia.

Protestas

A fines de mayo de 2020, la muerte de George Floyd, un estadounidense negro asesinado mientras era detenido por agentes de policía blancos, desató protestas en todo el país, en medio de pedidos de reformas y, en algunos casos, recortes de fondos y reducción de ingresos a la policía.

Foto: IRA L. BLACK/CORBIS VIA GETTY IMAGES. El año pasado estuvo marcado por las protestas contra el racismo y la brutalidad policial en EE.UU.

Una de las teorías es que estas protestas pueden haber derivado en una disminución de la vigilancia policial de determinadas comunidades, tanto por iniciativa de la propia como por decisión de los vecinos, que habrían dejado de llamarla por falta de confianza.

Pero muchos analistas señalan que no hay datos suficientes que demuestren que esto haya provocado el aumento de los homicidios y señalan que ya se registraba un aumento de la violencia en los meses previos a las protestas.

"Es difícil establecer una relación causal", señala Asher.

Armas

Otro factor importante es el aumento en el comercio de armas de fuego registrado el año pasado.

Según el FBI, el 77% de los homicidios en 2020 se cometieron con armas de fuego, el porcentaje más alto jamás registrado.

Desde el comienzo de la pandemia, los comerciantes de armas de todo el país informaron de un fuerte incremento en las ventas, con tiendas abarrotadas, largas colas en las aceras y temores de que las reservas de municiones no sean suficientes para satisfacer la demanda.

Foto: GEORGE FREY/AFP VIA GETTY IMAGES. Las ventas de armas se dispararon en la pandemia.

Se estima que casi 40 millones de armas se vendieron legalmente en el país en 2020, el número más alto desde que el FBI comenzó a recopilar estos datos en 1998.

Contexto histórico

Aún es temprano para saber si la tendencia alcista en la tasa de homicidios continuará en el largo plazo, pero datos preliminares señalan que 2021 registraría otro salto, aunque menor que en 2020.

Al analizar una muestra de 87 ciudades de EE.UU. con datos al menos hasta fines de junio, Asher encontró un aumento del 9,9% en el número de homicidios en comparación con el mismo período del año pasado.

En Las Vegas, el crecimiento ya supera el 62%. En Portland, Oregón, supera el 81%. Pero al menos siete ciudades no registraron un aumento y en otras 22 hubo una disminución.

Foto: REUTERS. La muerte de George Floyd generó una ola de protestas en Estados Unidos.

Siempre que hay un aumento de la violencia en Estados Unidos, los analistas a menudo señalan que las tasas de criminalidad todavía están muy por debajo de lo que estaban en los años 1980 y 1990.

Esto también vale para 2020 pero, según Asher, no debería ser motivo de tranquilidad.

"(Las cifras de 2020) representan una reducción en comparación con la década de 1990, lo cual es bueno", dice. "Pero también representan un aumento del 47% sobre el mínimo histórico registrado en 2014", añade.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?