La creciente y controvertida influencia de China en los Balcanes, una puerta "clave" para su Nueva Ruta de la Seda

La creciente y controvertida influencia de China en los Balcanes, una puerta "clave" para su Nueva Ruta de la Seda

China invierte altas sumas de dinero en la península balcánica desde hace más de una década. Hoy, la influencia no es sólo económica, sino también política y cultural.

BBC News Mundo

China se ha convertido en uno de los principales actores internacionales en los Balcanes, una región que tradicionalmente ha estado bajo influencia europea y estadounidense.

En el pasado, la mayoría de los países de esta montañosa región conformaron la extinta Yugoslavia, y hoy representan para China una puerta de entrada a Europa occidental para su llamada Nueva Ruta de la Seda, una ambiciosa red de proyectos de infraestructura repartidos en los cinco continentes.

Desde el lanzamiento en 2012 del mecanismo de cooperación "16+1", que reúne a los países de Europa Central y Oriental, las inversiones chinas en los Balcanes occidentales se han multiplicado.

Actualmente abarcan sectores claves de la economía y han generado deudas multimillonarias, así como muchas preocupaciones.

"La influencia comenzó principalmente vía grandes proyectos, como la construcción de autopistas en naciones como Montenegro o Macedonia del Norte", le dice a BBC Mundo Vladimir Shopov, investigador del European Council on Foreign Relations (ECFR).

El caso de Montenegro es posiblemente el más llamativo. La nación balcánica y el banco estatal chino Exim firmaron en 2014 un contrato de préstamo preferencial por US$942 millones para financiar un tramo de 41 kilómetros de carretera.

Los críticos del proyecto advirtieron desde el principio que era poco rentable y ahora el proyecto ha puesto en peligro la soberanía del pequeño Estado de 622.000 habitantes, advierte el semanario serbio Vreme.

"Para que el préstamo sea reembolsado con los ingresos por peajes, es necesario que un vehículo pase por este tramo cada 3 segundos, las 24 horas del día y 7 días a la semana durante los próximos 14 años, escribió Milos Vukovic en el semanario.

En su artículo, el periodista asegura que el préstamo concedido a Montenegro "encaja perfectamente" con la estrategia china.

Tomando en cuenta que en el momento en que se firmó el acuerdo, el préstamo representaba cerca del 30% del PIB de Montenegro, es válido decir que el pacto convirtió a China en el principal banquero del país.

Hoy la deuda pública de Montenegro equivale al 103% de su producción económica y la preocupación es tal que a principios de año las autoridades montenegrinas le pidieron a la Unión Europea (UE) que les ayudara a pagarla, pero Bruselas se negó.

"Montenegro está al borde de la bancarrota, tiene que renegociar el préstamo y en las negociaciones China cuenta con una gran ventaja y tiene básicamente el poder de dictar los términos de la evolución económica del país", resume Vladimir Shopov, quien también es profesor de Asuntos Asiáticos en la Universidad de Sofía, en Bulgaria.

Otras controvertidas inversiones de China en los Balcanes incluyen la adquisición de la principal planta siderúrgica de Serbia, Železara Smederevo; un ferrocarril de Budapest a Belgrado cuya viabilidad económica no termina de convencer y una gran central térmica en Bosnia y Herzegovina que preocupa a los ambientalistas.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES 
El tramo de 41km de una carretera en Montenegro financiado por China ha endeudado dramáticamente al país.

De acuerdo a un informe publicado en abril por Unicredit, el monto de los contratos suman el 3% del PIB en Bosnia y Herzegovina, el 7% en Serbia, el 8% en Macedonia del Norte y el 21% en Montenegro.

Shopov señala que aún hay "mucha incertidumbre" acerca de los términos de algunos de esos contratos.

En el centro de una importante ruta marítima

Los intereses de China en los Balcanes son diversos.

Uno de los principales, según Shopov, es que Pekín desea establecer una presencia significativa en la periferia de Europa.

Pero los Balcanes occidentales también se encuentran en el corazón de una importantísima ruta marítima, próxima a Europa occidental, África del Norte y Asia occidental.

China lo sabe y por eso ha mostrado interés en varios puertos a lo largo del Mar Adriático.

Pekín ya controla el puerto de El Pireo, el más importante de Grecia, así como el de Kumport, el tercero más grande de Turquía; además tiene acciones en varios otros puertos en el sur de Europa. Y recientemente puso una oferta para obtener una concesión en el puerto de Rijeka, en Croacia, pero no se la otorgaron.

Según reportes de la prensa croata, la presión de EE.UU. y de la UE fue tan grande que aunque China puso la mejor oferta para obtener una licencia de 50 años, las consideraciones políticas fueron decisivas en la negociación.

Futuros miembros de la Unión Europea

Por otro lado, Albania, Macedonia del Norte, Montenegro y Serbia son oficialmente candidatos para ingresar a la Unión Europea, mientras que Bosnia y Herzegovina y Kosovo tienen la meta a más largo plazo de unirse a la organización.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES 
Varios países en los Balcanes son candidatos a ingresar a la UE.

Esto convierte a los Balcanes occidentales en una región aun más estratégica geopolíticamente, pues establecerse en estos países hoy significa tener la posibilidad de poder influir mañana en la unión económica y política más importante del mundo.

"Las inversiones y la intervención de China son parte de una estrategia de largo plazo para poder inmiscuirse en las políticas regionales y, en un futuro, en las de la UE", explica el experto del ECFR, Vladimir Shopov.

De hecho, la influencia china en los Balcanes ya no es sólo económica.

Influencia cultural

Hay una tendencia a la ampliación y el fortalecimiento de los lazos culturales entre China y los países de la región a través de la cooperación entre instituciones culturales y académicas.

"Cada día hay más estudiantes de la región que van a universidades chinas y cada vez hay más cooperación con China en el campo de la investigación. Esto le sirve para mejorar su imagen y su presencia en los medios de comunicación", afirma Shopov.

Quizá el mejor ejemplo de la influencia cultural china en la región es la expansión de sus Institutos Confucio, un organismo manejado por el gobierno chino que ofrece programas lingüísticos y culturales en todo el mundo.

Según Pekín, los Institutos Confucio son "un puente que refuerza la amistad" entre China y el mundo.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES 
Algunos críticos aseguran que los Institutos Confucio sirven para "difundir propaganda con el pretexto de enseñar".

Pero para sus críticos, son una herramienta que la segunda economía mundial utiliza para "difundir propaganda con el pretexto de enseñar" e interferir en la libertad de expresión en los campus de diferentes universidades.

Algunos también afirman que el gobierno chino los usa para espiar a los estudiantes, por lo que en 2019 una avalancha de universidades en todo el mundo cerraron los programas operados por el organismo.

Los institutos Confucio tienen presencia en todos los países de la península balcánica, a excepción de Kosovo, que se declaró independiente en 2008 y que China no reconoce.

En Macedonia del Norte incluso ofrecen cursos para funcionarios gubernamentales, mientras que en Serbia y Montenegro han abierto "aulas Confucio" en algunas de sus escuelas.

Diplomacia covid-19

Más recientemente China intentó adentrarse en la región con su diplomacia de las mascarillas y de las vacunas.

Tras el inicio de la pandemia en la ciudad de Wuhan, China trató de renovar su imagen a través de donaciones de mascarillas en diversas partes del mundo.

Según varios reportes, funcionarios chinos presionaron a las autoridades de diferentes países en Europa con el propósito de obtener valoraciones positivas.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES 
Una foto de marzo de 2020 de una valla publicitaria con la cara del presidente chino Xi Jinping y las palabras "Gracias hermano Xi", en un concurrido bulevar de Belgrado, Serbia.

A finales de abril de 2020, Alemania admitió que había sido contactado por diplomáticos chinos esperando mensajes de gratitud tras las donaciones de mascarillas.

Pero mientras el gobierno de Angela Merkel no cedió a las presiones, el del presidente serbio Aleksandar Vucic llevó el agradecimiento a otro nivel, recibiendo pomposamente la ayuda médica en el aeropuerto de Belgrado y besando la bandera china cuando la delegación descendió del avión.

De igual forma, este año China ha efectuado un número importante de donaciones de vacunas.

Montenegro recibió en marzo 30.000 dosis de la vacuna de producción china Sinopharm, mientras que Bosnia y Herzegovina obtuvo en abril 50.000 dosis, que la ministra Ankica Gudeljevic recibió asegurando que China había mostrado "su verdadera amistad" durante la pandemia.

Macedonia del Norte fue uno de los principales "benefactores", recibiendo una generosa donación de 100.000 dosis.

"No tuvieron mucho éxito con su diplomacia de las mascarillas, pero con las vacunas sí que lo ha tenido", apunta Shopov.

"China ha estado ocupando el hueco que desde un principio dejó la inacción de la UE suministrando vacunas para los Balcanes occidentales", agrega.

Más allá de lo que se espera de esta relación en el futuro y de las preocupaciones que genera tanto internamente como en Europa occidental, la influencia china en los Balcanes ya ha rendido frutos en términos diplomáticos, al menos para Pekín.

En 2019, un grupo de 22 países envió una carta al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, condenando la detención masiva de uigures por parte de China en la provincia de Xinjiang. Ninguna nación de la península balcánica se adhirió al documento.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?