3 claves para entender la extraordinaria alianza política en Israel que logró sacar a Netanyahu del poder tras 12 años

3 claves para entender la extraordinaria alianza política en Israel que logró sacar a Netanyahu del poder tras 12 años

Te explicamos quienes forman esta coalición del llamado “gobierno del cambio” y por qué decidieron poner fin al mandato de Benjamin Netanyahu.

BBC News Mundo

Tras pasar 12 años en el poder, Benjamin Netanyahu dejó este domingo de ser primer ministro de Israel.

No se fue voluntariamente. El líder del derechista partido Likud fue desalojado gracias la conformación de una inusitada coalición que abarca a partidos de tendencias ideológicas y políticas muy distintas, pero unidos en una sola cosa: su deseo de sacar del poder al primer ministro Benjamin Netanyahu.

La salida de Netanyahu quedó sellada este domingo en una cerrada votación en la Knéset (Parlamento) en la que cada voto contaba.

Con 60 votos a favor, 59 en contra y una abstención, los legisladores israelíes dieron luz verde a la conformación del llamado "gobierno del cambio" que, más allá de desalojar a Netanyahu del poder, tendrá el reto de poner fin a dos años de estancamiento político en ese país que ha vivido cuatro elecciones en los últimos dos años.

El nuevo gobierno está encabezado por el derechista Naftali Bennet, del partido Yamina, pero el verdadero motor para su conformación ha sido Yair Lapid, líder del partido de centro laico Yesh Atid.

Fue Lapid quien, con mucha paciencia y mano izquierda, logró tejer una coalición tan dispar, nunca antes vista en Israel, que logró poner fin al gobierno de Netanyahu, un político reconocido por su impresionante capacidad de supervivencia.

¿Quiénes forman esta coalición del llamado "gobierno del cambio" y por qué se unieron para poner fin al mandato de Netanyahu?

1. Una extraordinaria unión de los opuestos

A principios de mayo, el presidente Reuven Rivlin, le encargó a Yair Lapid, el líder de la oposición en el Knéset, la formación de un nuevo gobierno y le dio de plazo hasta la medianoche del 2 de junio.

Una enorme multitud se congregó en las calles para celebrar la formación de un nuevo gobierno sin Netanyahu. Foto: GETTY IMAGES

Si no lo lograba, seguiría el estancamiento político en que ha estado sumido Israel durante los últimos dos años y se presentaría la probabilidad de realizar una nueva elección, la quinta en 24 meses.

Pero a último minuto, a las 23:22 del 2 de junio, Lapid le informó a Rivlin que había formado una alianza de ocho partidos.

Esta nueva alianza es una inusual coalición que incluye una diversa gama de ideologías, con partidos de derecha (Yamina, Israel Beitenu y Tikva Hadashá), de centro (Yesh Atid y Azul y Blanco), de izquierda (Laborista y Meretz), y, por primer vez en la historia de Israel, un partido islámico árabe israelí: Ra'am.

"El gobierno hará todo lo que pueda para unir cada parte de la sociedad israelí", dijo Lapid en un comunicado poco después de hablar con Rivlin.

Entonces, muchos se preguntaron si la coalición sería capaz de mantenerse unida durante los días que faltaban para la sesión de la Knéset que aprobaría la conformación del nuevo gobierno y que, finalmente, se realizó este domingo.

"Las negociaciones han sido muy duras y ésta va a ser una coalición muy frágil", explicó entonces la corresponsal de la BBC en Jerusalén, Yolande Knell.

"La gente se pregunta si realmente podrá funcionar porque incluye una formación muy incompatible (de partidos) de todo el espectro político. Muchos se preguntan cómo va a poder legislar en los temas sumamente sensibles que siempre surgen en la política israelí, como el asunto palestino y las áreas donde la religión y la política siempre se entrecruzan", agregó la corresponsal.

2. Habrá dos primeros ministros rotándose el cargo

El acuerdo alcanzado por Lapid para formar el nuevo gobierno incluye un arreglo para rotar el cargo del primer ministro.

Naftali Bennett gobernará hasta 2023 y Yair Lapid, desde entonces hasta 2025. Foto: YESH ATID

El nuevo primer ministro, Naftali Bennett, líder del partido Yamina que ganó 7 escaños en las últimas elecciones de marzo, ocupará el cargo hasta 2023.

Bennet -que algunos describen como ultranacionalista- es un antiguo rival de Netanyahu.

Se opone a la creación de un Estado palestino y suele mostrarse como el abanderado de los nacionalistas religiosos.

El acuerdo de la coalición establece que en 2023 Bennett sea reemplazado por Yair Lapid en el cargo de primer ministro.

Lapid es un antiguo periodista y presentador de televisión. Es considerado el abanderado de la clase media y de los israelíes laicos. Apoya la solución de dos Estados.

En las últimas elecciones Lapid quedó en segundo lugar, con 17 escaños, detrás del partido Likud de Netanyahu.

Mientras Bennett ocupe el cargo de primer ministro, Lapid se desempeñará como ministro de Relaciones Exteriores.

Y en 2023 liderará el gobierno durante los siguientes dos años del periodo de la coalición en el poder.

3. Una alianza unida en sus deseos de "destronar" a Netanyahu

Pero ¿por qué se conformó una coalición tan diversa para sacar a Netanyahu del poder?

En los últimos años el primer ministro se ha convertido en una figura sumamente controvertida, en particular, porque enfrenta un juicio por acusaciones de fraude y corrupción, que él niega y califica de "cacería política".

Benjamin Netanyahu calificó la nueva coalición de "peligrosa". Foto: REUTERS

Durante sus 12 años en el poder, Netanyahu -quien ha sido calificado en el pasado como "el gran sobreviviente político"- supo tejer y romper alianzas a conveniencia, lo que le permitía mantenerse en el poder.

Pero mantenerse a flote de esa manera no le resultó gratis, pues con cada giro que daba iba convirtiendo en enemigos a antiguos aliados, aunque también logró por momentos convertir en socios a antiguos rivales.

De hecho, varios de los miembros del nuevo gobierno, incluyendo a Lapid y a Bennet, fueron en algún momento ministros de gobiernos de Netanyahu.

Así, la oposición a su permanencia en el poder no solamente crecía en la izquierda y en el centro, sino también entre partidos de derecha como Yamina, que normalmente estarían ideológicamente alineados con el Likud.

En los últimos dos años, Netanyahu fue encontrando cada vez más dificultades para formar gobierno y, cuando lo lograba -como ocurrió tras la elección en la que se alió con su rival Benny Gantz- no conseguía un gobierno duradero.

La inestabilidad política derivada de sus intentos de aferrarse al poder luego de cuatro elecciones con resultados no concluyentes en dos años fue otro de los elementos que persuadió a sus opositores acerca de la coonveniencia de ponerse de acuerdo para sacarle del poder y evitar una quinta elección.

El nuevo gabinete en Israel cuenta con 27 ministros, elegidos de forma cuidadosa para representar a las fuerzas políticas de la coalición. Foto: GETTY IMAGES

Pese a todo, Netanyahu no cejó en sus esfuerzos por seguir gobernando y en los últimos días hizo numerosos esfuerzos para socavar a Bennet, diciendo que al aliarse con Lapid estaba traicionando a los electores de derecha que le habían apoyado.

La táctica no le funcionó, pero no por ello insistió en aplicarla hasta el último momento acusando este domingo a los parlamentarios de Yamina de ser "desertores" de la derecha y perfilándose como el nuevo líder de la oposición.

"Les voy a guiar en contra de este peligroso gobierno izquierdista", dijo hablando a sus votantes.

"Si Dios quiere, vamos a derribarlo más pronto de lo que ustedes piensan", vaticinó.

*Esta nota fue publicada originalmente el 4 de junio de 2021 y actualizada tras la salida de Benjamin Netanyahu del poder.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?