Myanmar: la violenta represión a las protestas contra el golpe de Estado deja decenas de manifestantes muertos

Myanmar: la violenta represión a las protestas contra el golpe de Estado deja decenas de manifestantes muertos

La represión no cesa en Myanmar a un mes del golpe de Estado que truncó la frágil transición democrática en el país del sudeste asiático.

BBC News Mundo

"No nos dieron ningún aviso para que nos dispersáramos, simplemente dispararon sus armas".

La represión de las protestas contra el golpe de Estado en Myanmar, según testigos y organismos internacionales como la ONU, se ha vuelto cada vez más violenta.

Al menos 38 personas murieron en el país el miércoles en lo que la ONU describió como "el día más sangriento" desde la asonada del 1 de febrero.

Y el organismo estima que el número de fallecidos se sitúa en al menos 50, y "muchos más heridos".

Además, la ONU cifró en unos 1.200 los detenidos desde el levantamiento militar, de los que en muchos casos los familiares no tienen noticias.

Los ciudadanos de Myanmar han protagonizado manifestaciones masivas y actos de desobediencia civil por todo el país desde que los militares tomaran el poder por la fuerza y arrestaran a la líder electa, Aung San Suu Kyi.

Pese a la violencia, diversas personas empezaron a reunirse para celebrar protestasen diversas ciudades en la mañana de este jueves.

"Sabemos que siempre podemos ser disparados y asesinados con fuego real pero no tiene ningún sentido permanecer vivos bajo la junta militar, así que escogemos este peligroso camino para escapar", explicaba el activista Maung Saung Kha a la agencia Reuters.

"Imágenes impactantes"

Testigos y organizaciones del país denunciaron que las fuerzas de seguridad estaban disparando con fuego real a agrupaciones de gente en varias ciudades, sin aviso previo.

En el principal centro urbano, Yangón, varios testigos señalaron que al menos ocho personas murieron el miércoles, mientras medios locales reportaron al menos otros seis fallecidos en la ciudad central de Monywa.

En Mandalay, la segunda mayor ciudad de Myanmar, un estudiante que se unió a las protestas dijo a la BBC que otros manifestantes murieron cerca de su casa.

FUENTE DE LA IMAGEN,REUTERS
La policía usó gases lacrimógenos, balas de goma y munición real.

"Creo que alrededor de las 10 o 10:30 de la mañana, la policía y los soldados se acercaron al área y empezaron a disparar. No dieron ningún tipo de aviso a los civiles", aseguró.

"Simplemente llegaron y empezaron a disparar. Usaron balas de goma pero también munición real para matar a civiles violentamente".

La enviada de la ONU para Myanmar, Christine Schraner Burgener, advirtió por su parte que estaban llegando "imágenes impactantes" de lo que estaba ocurriendo en el país.

Schraner Burgener habló de un video que mostraba a policías golpeando brutalmente a un equipo de voluntarios médicos desarmados. Otro a un manifestante que recibía un disparo y probablemente moría en la calle, señaló.

"Pregunté a algunos expertos en balística y pudieron verificármelo, no está claro pero parece que las armas de la policía eran ametralladoras de 9 mm, así que munición real", señaló.

Dos adolescentes, de tan solo 14 y 17 años de edad, están entre los fallecidos, informó Save the Children. También una joven de 19 años.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES
Testigos y organizaciones denuncian que los soldados utilizaron munición real.

"No nos rociaron con cañones de agua, [no hubo] advertencia para dispersarnos, simplemente dispararon sus armas", explicó un manifestante en la ciudad de Myingyan a la agencia Reuters.

En esa localidad, en el centro del país, un médico voluntario señaló a la agencia AFP que al menos 10 personas habían resultado heridas. "Rociaron gas lacrimógeno, balas de goma y munición real".

Los militares no han hecho comentarios sobre las muertes reportadas.

La junta tomó el poder bajo el argumento de un supuesto fraude en las elecciones generales de noviembre, que ganó el partido de Aung San Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia, con una arrolladora victoria.

Las fuerzas armadas no presentaron ninguna prueba de sus acusaciones y al tomar el poder reemplazaron a la Comisión Electoral y prometieron nuevos comicios en un año.

El Ejército no cede pese a la presión

Mientras los líderes del mundo observan la creciente crisis en Myanmar y debaten medidas, los militares aseguraron estar preparados para aguantar sanciones y el aislamiento tras el golpe.

Schraner Burgener urgió a la ONU a tomar "medidas muy fuertes" contra los generales. La enviada de la ONU advirtió de ello en una conversación con el número dos de la junta birmana, Soe Win, para pedirle que se respete el derecho de los manifestantes.

"La respuesta fue: 'Tenemos que aprender a caminar con solo unos pocos amigos'", explicó Schraner Burgener a la prensa en Nueva York.

FUENTE DE LA IMAGEN,REUTERS
Estados Unidos dijo estar "consternado" por la violencia.

En cualquier caso, diversos países de Occidente están valorando imponer nuevas sanciones al país del sudeste asiático, incluido Estados Unidos.

La violencia vivida esta semana dejó a Estados Unidos "consternado", señaló el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

Price urgió a China, históricamente un aliado cercano de Myanmar, de utilizar su influencia para presionar a la junta militar.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha expresado su preocupación sobre la situación, pero se quedó lejos de condenar el golpe por la oposición de Rusia y China, que ven lo ocurrido como un "asunto interno" y tienen poder de veto en el consejo.

Mientras tanto, el papa Francisco pidió que el diálogo "prevalezca a la represión".

"Aún me llegan noticias tristes desde Myanmar de sangrientos enfrentamientos con pérdida de vidas humanas. Deseo llamar la atención de las autoridades involucradas para que el diálogo prevalezca sobre la represión y la armonía sobre la discordia", señaló.

Los cancilleres de los países vecinos del Sudeste Asiático celebraron una reunión el martes sobre la situación en Myanmar, pero pese a que pidieron contención, tan solo unos pocos ministros presionaron a la junta para que liberasen a Aung San Suu Kyi.

Mientras tanto, los birmanos prometen seguir con sus protestas, al mismo tiempo que celebran funerales.

El de la joven de 19 años Kyel Sin será uno de ellos, según el medio independiente Myanmar Now.

FUENTE DE LA IMAGEN,REUTERS
La joven de 19 años en una protesta.

Las imágenes de su protesta y su muerte, con lo que parece ser un disparo en la cabeza, se difundieron ampliamente por internet.

En ellas, destacaba el mensaje de su camiseta: "Todo irá bien".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?