Quién era Ernest Johnson, el hombre al que ejecutaron en EE.UU. pese a que el papa Francisco había pedido clemencia para él

Quién era Ernest Johnson, el hombre al que ejecutaron en EE.UU. pese a que el papa Francisco había pedido clemencia para él

Un hombre fue ejecutado en Misuri (EE.UU.) a pesar de las peticiones de clemencia de sus defensores, quienes alegaron que tenía una discapacidad intelectual.

BBC News Mundo

Un hombre fue ejecutado en Misuri (EE.UU.) a pesar de las peticiones de clemencia de sus defensores, quienes alegaron que tenía una discapacidad intelectual.

Ernest Johnson recibió una inyección letal el martes después de que la Corte Suprema de Estados Unidos se negara a considerar una suspensión de la ejecución.

Las súplicas de clemencia del hombre de 61 años habían recibido el apoyo del papa Francisco y de dos miembros del Congreso estadounidense.

Johnson mató a tres trabajadores de una tienda en un robo en 1994.

Los abogados de Johnson argumentaron que no era elegible para la pena de muerte porque múltiples pruebas de coeficiente intelectual demostraron que tenía la capacidad mental de un niño y todavía leía a un nivel de tercer grado.

Johnson nació con síndrome de alcoholismo fetal después de que su madre bebiera mucho durante su embarazo.

También le faltaba una quinta parte de su tejido cerebral desde 2008 después de someterse a una cirugía para extirpar un tumor cerebral.

"Castigos crueles e inusuales"

Sus abogados alegaron un fallo de la Corte Suprema de 2002 que afirmaba que el uso de la pena de muerte contra estadounidenses con discapacidad intelectual viola la Octava Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que prohíbe los "castigos crueles e inusuales".

Sin embargo, la Corte Suprema de Misuri negó a Johnson una suspensión de la ejecución el año pasado y se negó a retomar su caso. El gobernador republicano del estado también se había negado a bloquear la ejecución de la sentencia.

Funcionarios electos, activistas por la justicia racial y líderes religiosos se unieron a los esfuerzos para salvar la vida de Johnson.

Un representante del Papa Francisco, quien cambió la enseñanza de la iglesia en oposición a la pena capital en 2018, escribió la semana pasada al gobernador de Misuri que deseaba "presentarles el simple hecho de la humanidad del señor Johnson y el carácter sagrado de toda la vida humana".

Pero el lunes, el gobernador Mike Parson anunció que el estado "impartirá justicia y ejecutará la sentencia legal que recibió Johnson de acuerdo con la orden de la Corte Suprema de Misuri".

Al escribir en apoyo de la ejecución, el fiscal general de Misuri Eric Schmitt dijo que los hechos de las acciones de Johnson "reflejan claramente la capacidad del delincuente para planificar, diseñar estrategias, calcular y planear con eficacia".

Johnson había pedido ser ejecutado por un pelotón de fusilamiento, pero la Corte Suprema de Misuri denegó su solicitud y, en cambio, fue ejecutado mediante inyección letal.

En una declaración escrita a mano antes de su muerte, Johnson se disculpó por sus crímenes y agradeció a su familia, amigos y abogados por su apoyo.

Es el primer recluso ejecutado en Misuri desde mayo de 2020 y el séptimo ejecutado en Estados Unidos este año, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?