Obama: el potente discurso en el que el exmandatario compara al gobierno de Trump con el EE.UU. de la segregación racial

Obama: el potente discurso en el que el exmandatario compara al gobierno de Trump con el EE.UU. de la segregación racial

En el funeral del histórico activista y político John Lewis, Obama lanzó duras críticas al gobierno de Trump y comparó algunas de sus actuaciones con el segregacionismo del siglo pasado en EE.UU..

BBC Mundo

BBC Mundo

En medio de la tormenta política por la sugerencia de Donald Trump de posponer las elecciones de noviembre, Barack Obama dio este jueves uno de sus discursos más afilados desde que dejó la Casa Blanca.

El expresidente estadounidense lanzó duras críticas al gobierno de Trump, incluso comparando sus políticas con las del exgobernador de Alabama George Wallace, uno de los más prominentes defensores de la segregación racial de la historia de EE.UU.

Y lo hizo nada menos que en el funeral del líder de derechos civiles afroestadounidenses John Lewis, donde también llegó a decir que desde el poder político estadounidense se está "atacando derechos de los votantes con precisión quirúrgica".

Además enumeró una serie de reformas electorales que propone como no lo hacía hace mucho tiempo.

John Lewis, quien falleció el 17 de julio pasado, era uno de los llamados "seis grandes" líderes en la lucha por los derechos de los negros en el siglo pasado en EE.UU.

Junto a Martin Luther King Jr fue organizador de la histórica marcha de 1963 en Washington en la que el pastor bautista hizo su famoso discurso "Yo tengo un sueño".

Obama a la ofensiva

"Hoy presenciamos con nuestros propios ojos, policías arrodillados en el cuello de los estadounidenses negros", dijo, en referencia a la muerte de George Floyd hace un par de meses.

"George Wallace puede que ya no esté, pero hemos podido ser testigos de cómo el gobierno manda agentes para usar gases lacrimógenos y palos contra manifestantes pacíficos", agregó.

Al referirse a las elecciones presidenciales de noviembre, afirmó que en el gobierno actual se "hace todo lo posible para disuadir a las personas de votar" al cerrar los colegios electorales e imponer "leyes de identificación restrictivas" a las minorías y estudiantes.

Una pantalla gigante fue instalada en las afueras de la capilla para transmitir el discurso de Obama.

 

Más temprano, el mismo jueves, Trump insinuó que las elecciones presidenciales deberían retrasarse debido a que, según él, el voto por correo (al que muchos están acudiendo en medio de la pandemia del coronavirus) puede permitir que se produzcan los comicios "más inexactos y fraudulentos de la historia".

EE.UU. tiene agendado elegir a su próximo mandatario el 3 de noviembre de este año.

Las reformas de Obama

Obama también propuso una serie de reformas a la votación en los Estados Unidos.

Reclamó que los estadounidenses queden registrados automáticamente para votar y crear nuevas mesas electorales para ampliar la votación anticipada.

También planteó convertir el día de las elecciones en un feriado nacional para que los trabajadores que tengan tiempo libre para votar.

Y pidió que las personas en Washington y Puerto Rico tengan la misma representación que otros ciudadanos estadounidenses.

Washington es un distrito federal y, por lo tanto, no tiene representantes en el Congreso.

Puerto Rico es un estado libre asociado a EE.UU. en el que los participantes no tienen representación en el Congreso y cuya población no puede participar de las elecciones presidenciales.

Finalmente, pidió el fin del obstruccionismo o filibusterismo, el acto de realizar largos discursos y debates en el Congreso y gastar el tiempo asignado a un proyecto de ley, y así evitar que sea aprobado.

Obama calificó ese acto como una "reliquia de Jim Crow".

Las leyes de Jim Crow impusieron la segregación racial en los estados del sur hasta 1965 y se utilizaron para privar de derechos a los negros.

"Si todo esto requiere eliminar el filibusterismo, para asegurar los derechos otorgados por Dios a cada estadounidense, entonces eso es lo que debemos hacer", afirmó.

Trump abrió la posibilidad a suspender las elecciones del 3 de noviembre.

 

Anthony Zurcher, periodista de la BBC en Estados Unidos

Con menos de 100 días hasta las elecciones presidenciales de noviembre, Barack Obama afila su retórica política.

Si bien no dudo en realizar críticas veladas a Donald Trump en el pasado, en mayo dijo que el coronavirus "finalmente había desgarrado el telón sobre la idea de que muchas de las personas a cargo saben lo que están haciendo".

El homenaje para John Lewis fue quizás su discurso político más destacado desde las elecciones legislativas de mitad de período de 2018.

Dibujó una línea desde la política segregacionista del gobernador de Alabama George Wallace en la década de 1960 hasta los "ataques a la democracia y qué estamos viendo circular ahora en Estados Unidos".

Abogó por políticas específicas, como el pedido para Puerto Rico y Washington, ampliar las protecciones de los derechos de voto y poner fin a la práctica del Senado que permite a una minoría en la cámara bloquear nueva ley.

Algo de lo que dijo Obama en su discurso era nuevo. Otras partes una repetición de posiciones anunciadas previamente. El expresidente, sin embargo, enmarcó toda su intervención en términos de una lucha continua por un "Estados Unidos más pleno, más justo y mejor".

Durante tres años y medio, Donald Trump realizó un esfuerzo para desmantelar el legado presidencial de Obama: atención médica, inmigración, clima, política exterior y más.

La actitud de Obama el jueves sugiere que sabe que tiene solo unos pocos meses para ayudar a impedir a su sucesor otros cuatro años para que termine ese trabajo.

John Lewis era un histórico defensor de los derechos de los afroamericanos.

 

El homenaje a Lewis

Al rendir homenaje a Lewis, Obama señaló que él se había convertido en el primer presidente afrodescendiente de Estados Unidos gracias a la lucha del defensor de los derechos civiles de los negros.

Lewis, en palabras de expresidente, hizo "todo lo posible para preservar esta democracia y mientras tengamos aliento en nuestros cuerpos, tenemos que continuar con su causa".

Al servicio funeral también asistieron Bill Clinton y George W. Bush y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

El republicano Bush dijo que tenía sus "diferencias" con Lewis, que era demócrata, pero afirmó que EE.UU. es "un país mejor y más noble hoy por John Lewis".

"Creía en la humanidad y creía en Estados Unidos", agregó Bush.

Durante el movimiento por los derechos civiles del siglo pasado, Lewis fue uno de los fundadores del Comité de Coordinación No Violenta para Estudiantes y luego se convirtió en su presidente de 1963 a 1966.

Era el último orador sobreviviente de los "seis grandes" que organizaron la histórica marcha de Washington.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?