Boko Haram: cuán poderoso sigue siendo el grupo islamista que se atribuye el secuestro de cientos de niños en Nigeria

Boko Haram: cuán poderoso sigue siendo el grupo islamista que se atribuye el secuestro de cientos de niños en Nigeria

Boko Haram lleva más de una década atemorizando Nigeria. El gobierno dice que lo tiene diezmado, pero un nuevo secuestro masivo de niños muestra de lo que aún es capaz.

BBC News Mundo

Boko Haram vuelve a estremecer al mundo con un secuestro masivo en una escuela.

En 2014, el grupo islamista se hizo conocido por el rapto de más de 200 niñas y ahora, más de 300 estudiantes desaparecieron en Nigeria tras el ataque el viernes a un internado masculino en el estado de Katsina, en el noroeste del país.

El colegio tiene 800 alumnos matriculados. Varias decenas huyeron durante el ataque, pero se cree que muchos de los desaparecidos están secuestrados.

Este martes, después de que el gobierno atribuyera el ataque a unas pandillas criminales de la zona, el poderoso grupo islamista Boko Haram reclamó su autoría.

Algunos estudiantes consiguieron escapar, pero se cree que cientos de ellos están secuestrados.

 

Boko Haram atemoriza Nigeria desde hace más de una década. Los secuestros son frecuentes y también los ataques contra civiles y militares.

En total, decenas de miles han muerto y millones de personas han sido forzadas a abandonar sus casas desde el inicio del conflicto entre el ejército y el grupo.

El ataque de Katsina conmociona al país y recuerda al secuestro de 276 niñas en 2014.

 

El gobierno insiste en que ha diezmado el poder de la organización islamista, pero muchos nigerianos se resisten a creerlo. Para ellos, Boko Haram sigue siendo enormemente poderoso.

De acuerdo a Amnistía Internacional, en los seis primeros meses de 2020 más de 1.100 personas fueron asesinadas por "bandidos" en el norte del país, aunque aún está por esclarecerse si Boko Haram está detrás de todos de estos crímenes.

"El ejército nigeriano ha dicho que ha diezmado a Boko Haram, pero el grupo continúa atacando y matando soldados y civiles. Para un nigeriano común y corriente, sigue ejerciendo un poder enorme", dice a BBC Mundo el periodista Chris Ewokor, de BBC África.

¿Cómo surgió Boko Haram?

Este grupo yihadista sunita surgió en 2002 en el norte de Nigeria, zona de mayoría musulmana y que registra los mayores índices de pobreza de un país que es el más rico de África pero profundamente desigual entre el sur y el norte.

Fue fundado por el clérigo musulmán Mohammed Yusuf con el objetivo de establecer un gobierno de la Sharía (ley islámica) en el país.

Boko Haram, en un mensaje de su líder Abubakar Shekau, se atribuyó el secuestro de los estudiantes de Katsina.

 

Boko Haram promueve una versión del islam que prohíbe a los musulmanes participar en cualquier actividad política o social vinculada a los valores occidentales, como votar o recibir educación secular.

Yusuf creó un complejo religioso compuesto por una mezquita y una escuela islámica.

Pero el interés de la organización iba más allá del educativo. Su objetivo político era crear un Estado islámico y la escuela se convirtió pronto en un centro de reclutamiento yihadista.

¿Cómo opera?

En 2009, Boko Haram organizó una oleada de ataques a estaciones de policías y otros edificios del gobierno en Maiduguri, la capital del estado de Borno, al noreste de Nigeria.

Cientos de seguidores de Boko Haram murieron y otros miles huyeron de la ciudad.

Las fuerzas de seguridad de Nigeria dieron con la sede del grupo, capturaron a muchos de sus militantes y mataron a Yusuf, su líder.

Luego enseñaron su cuerpo en la televisión estatal y dieron a Boko Haram por terminado.

A partir de 2009, Boko Haram acrecentó sus ataques a civiles y militares.

 

Pero los militantes se reunificaron bajo un nuevo líder, Abubakar Shekau, y acrecentaron su insurrección con más ataques.

En 2013, ante la escalada de la violencia, Nigeria declaró el estado de emergencia en aquellos estados donde la organización tiene más poder.

Ese mismo año, Estados Unidos la declaró como organización terrorista.

El conflicto armado entre Boko Haram y las fuerzas nigerianas ha provocado decenas de miles de muertes y millones de desplazados en el noreste del país.

 

Con Shekau, Boko Haram se hizo notorio por sus tácticas despiadadas, como bombardear a civiles, usar a niños como terroristas suicidas y ejecutar secuestros en escuelas, como el del pasado viernes en Katsina.

El rapto más sonado fue el ocurrido en 2014 en una escuela en Chibok, en el noreste del país. Secuestraron a 276 niñas. Algunas de ellas consiguieron escapar y unas 100 fueron liberadas tras un intercambio por militantes de Boko Haram.

A día de hoy, sin embargo, se desconoce el destino de más de 100 de ellas.

"Boko Haram también secuestra lugareños y trabajadores humanitarios. A algunos los matan. A otros los liberan después de cobrar un rescate", dice a BBC Mundo el periodista Chris Ewokor.

Este método de secuestro y pedido de rescates, junto al apoyo de otras organizaciones como Al Qaeda, han servido a Boko Haram para financiar muchas de sus actividades.

ACNUR, la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, cifra en casi tres millones los desplazados internos en Nigeria por el conflicto entre Boko Haram y el ejército.

Amnistía Internacional, por su parte, denuncia las violaciones a derechos humanos y crímenes de guerra cometidos por ambos bandos en la contienda.

¿Qué tan poderoso sigue siendo el grupo?

Boko Haram continúa activo en el noreste de Nigeria y la región del Lago de Chad. Allí sigue atribuyéndose ataques y lanzando propaganda a través de sus cuentas oficiales en la aplicación de mensajería Telegram.

Sin embargo, la afirmación de que la organización yihadista está detrás del ataque y lo secuestros recientes supone un nuevo giro en la historia.

"Esto puede indicar que el grupo también ha extendido su influencia y actividades mortales al noroeste del país", agrega Ewokor.

Algunos escépticos piensan que la atribución de Boko Haram de los ataques forma parte de una campaña de propaganda.

 

"Sin embargo, algunos escépticos creen que Shekau se atribuyó el ataque como parte de una estrategia de propaganda", explica Ishaq Khalid, periodista de la BBC en Nigeria.

Khalid explica que dicha estrategia podría enmarcarse en la competición de Boko Haram con una facción escindida conocida como Estado Islámico de África Occidental.

"Mientras los funcionarios averiguan quién está realmente detrás del ataque, este no deja de ser otro incidente que trae una gran ansiedad a los padres de la región noroccidental sobre la seguridad de sus hijos en las escuelas", agrega Khalid.

El gobernador de Katsina dice que está en contacto con los asaltantes, pero de momento se desconoce si los secuestradores pedirán dinero o un intercambio de los estudiantes por prisioneros.

Desde el viernes, los padres de los alumnos se agolpan en las afueras de la escuela esperando tener noticias de sus hijos.

 

La inseguridad se está convirtiendo en un desafío creciente para toda Nigeria.

"La gente necesita más que palabras. Quiere la garantía de que el gobierno está en la ofensiva y no en la defensiva", concluye Khalid.

International Crisis Group, un centro de estudios especializado en conflictos geopolíticos, insiste, sin embargo, en que la respuesta militar dura "no traerá la paz y puede ser contraproducente".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?