Lily Allen: "Masturbarse cuando se está en una relación no tiene nada de malo"

Lily Allen: "Masturbarse cuando se está en una relación no tiene nada de malo"

La cantante británica explica por qué cree que la masturbación sigue siendo tabú a pesar de que la mayoría de la gente lo hace.

BBC Mundo

BBC Mundo

"Si tienes hambre, no esperes hasta que tu pareja llegue a casa para comer una tostada".

Quien dice esto es Lily Allen, pero no está hablando de tener hambre o de pan tostado.

Habla de la masturbación y de por qué cree que las mujeres todavía son juzgadas por disfrutar del "amor propio".

La cantante británica nunca ha tenido miedo de decir lo que piensa, pero admite que no hay muchas otras mujeres de alto perfil hablando sobre la masturbación.

"Sigue siendo un tema tabú, pero es algo que la mayoría de la gente hace", le dijo al programa Newsbeat de la BBC.

"Entonces, ¿por qué no hablar de ello con orgullo y sin culpa?".

Decir que las mujeres no deberían avergonzarse de hablar sobre sexo no es, por supuesto, nada nuevo. Pero eso no significa que las cosas cambien, especialmente cuando se trata de relaciones.

Lo que nos lleva de vuelta a la analogía de la tostada.

"Hay una razón por la que nuestros cuerpos fueron hechos así".

 

"Una actitud codependiente ante el placer"

"Cuando una mujer habla de la masturbación, siempre dice: 'bueno, claramente no estás teniendo sexo con un compañero masculino, por lo que debes ser indeseable o estás decepcionada con la capacidad de tu pareja'".

"Decir eso es vago, anticuado y simplemente falso", señala.

"Hay una razón por la que nuestros cuerpos fueron hechos así".

"Se nos dieron clítoris y puntos G que están ahí para tener orgasmos".

"Puedes hacerlo tú misma y luego disfrutarlo con tu pareja".

"Es una actitud bastante codependiente del placer -el hecho de que tenemos que depender de otra persona- cuando somos perfectamente capaces de hacerlo nosotras mismas".

Lily dice que entre más rápido descubran esto las mujeres, la comunicación en las relaciones será "mucho más fácil".

"No nos enseñan sobre la excitación femenina"

Ruth Davis-Mourby dice que es genial tener modelos a seguir como Lily Allen que hablen y defiendan el placer femenino.

 

Ruth Davies-Mourby tiene 21 años y es de Londres.

Asegura que es genial tener modelos a seguir como Lily Allen que hablen y defiendan el placer femenino.

"En la escuela se nos enseña que la excitación masculina es normal y natural, pero nunca se nos enseña lo mismo sobre la excitación femenina", le dice a la BBC.

"Nos enseñan que las mujeres tienen relaciones sexuales para la reproducción y nada más".

Ruth dice que fue hasta el año pasado cuando comenzó a sentirse más cómoda hablando con sus amigos sobre la masturbación.

"Ahora soy la amiga que te recomendaría juguetes sexuales", señala.

"He decidido que mis amigas deben sentirse más cómodas hablando sobre la positividad sexual".

"El placer es algo que beneficia tu salud física y mental; es una pena que las mujeres sientan que es algo que no pueden hacer ni mencionar", explica la joven.

"Hay mucha misoginia interiorizada, por ello las mujeres sienten que no deberían buscar su propio placer", agrega.

"Un vehículo para el placer masculino"

Cuando hay cosas que hacen que algunas personas se sientan ansiosas o avergonzadas, Lily cree firmemente que "tienes que sacarlo a la luz".

En su autobiografía publicada en 2018, escribió sobre el sexo y su descubrimiento de los juguetes sexuales con mucha franqueza.

Ahora ha puesto su nombre en una marca de vibradores y dice que su nueva ocupación es la de "directora ejecutiva de la liberación".

Lily, de 35 años, admite que no sabe si ahora se ha vuelto más fácil para las mujeres más jóvenes hablar sobre sexo.

"Ciertamente, entre las mujeres de mi generación no lo es, y entre más pasa el tiempo, la gente se inhibe más hablando sobre la masturbación", cree.

"Me sentí cosificada, un vehículo para el placer masculino cuando se trataba de mi sexo en mi adolescencia".

 

También le hubiera gustado haber tenido conversaciones más abiertas sobre la masturbación cuando era más joven.

"Me sentí muy sola y no entendía mucho sobre este tema", cuenta.

"Y luego, entrando en mis 20, pensé que era algo que todos los demás estaban haciendo pero de lo que nadie hablaba y preferí no involucrarme con eso".

"Me sentí cosificada, un vehículo para el placer masculino cuando se trataba de mi sexo en mi adolescencia".

"No fue hasta que me comprometí con la masturbación, el amor propio y, en última instancia, los juguetes sexuales, cuando entendí mis propias necesidades. Y ahora estoy en un lugar mucho más saludable a la edad de 35 años".

"Ojalá lo hubiera aceptado mucho antes, me habría ahorrado muchos dolores de cabeza", asegura la cantante.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?