Un médico tenía en su computadora un "manual para pedófilos"

Un médico tenía en su computadora un "manual para pedófilos"

El documento de 170 páginas en inglés es de autoría no identificada, pero tiene título directo y un contenido desconcertante.

Se trata de una especie de tutorial con una descripción detallada de dónde encontrar niños, cómo acercarse a ellos y seducirlos poco a poco, como si fuera un juego o una broma.

Recomienda primero buscar a niños dentro de la propia familia, que estén junto a madres solteras o en parques y plazas. El manual inclusive ofrece simulacros de qué conversaciones tener.

El texto no sólo enseña cómo hacer para tener una relación sexual, también reitera que el sexo con los niños no es repugnante. No trae fotos explícitas, sólo imágenes informales.

En la BBC no vamos a detallar el nombre ni el contenido del archivo, pero aquí te contamos la historia de uno de los portadores del documento que se ha diseminado dentro de vínculos descargados por pedófilos y que ha tomado por sorpresa a la policía de Minas Gerais, Brasil.

Una versión del manual fue encontrada a finales del año pasado en la computadora del médico Fabio Lima Duarte, de 36 años, que ya fue arrestado dos veces en Belo Horizonte, capital de Minas Gerais.

Inicialmente, el médico general fue acusado de acceder a más de 30 mil imágenes relacionadas con pornografía infantil en el período de un año, el contenido fue rastreado por el laboratorio de inteligencia cibernética de la Secretaría de Operaciones Integradas del Ministerio de Justicia.

Tras identificar el volumen de imágenes, el médico fue uno de los principales objetivos de una operación iniciada por la Policía Civil de Minas Gerais en octubre del año pasado.

En 2017, la policía en Brasil arresta a sospechoso en una redada contra una red de pedofilia.

Una versión del manual fue encontrada a finales del año pasado en la computadora del médico Fabio Lima Duarte, de 36 años, que ya fue arrestado dos veces en Belo Horizonte, capital de Minas Gerais.

Inicialmente, el médico general fue acusado de acceder a más de 30 mil imágenes relacionadas con pornografía infantil en el período de un año, el contenido fue rastreado por el laboratorio de inteligencia cibernética de la Secretaría de Operaciones Integradas del Ministerio de Justicia.

Tras identificar el volumen de imágenes, el médico fue uno de los principales objetivos de una operación iniciada por la Policía Civil de Minas Gerais en octubre del año pasado.

Al ser arrestado, Lima Duarte admitió que el material era de él y se declaró adicto a ese tipo de contenido. La defensa solicitó su libertad argumentando ante el Tribunal Superior que el médico sufría de "parafilia" (un extraño comportamiento sexual). La BBC intentó comunicarse sin éxito con los abogados del médico.

Recibió detención domiciliaria en una cómoda residencia en Belo Horizonte, y fue liberado poco después.

El médico fue acusado de acceder a 30.000 imágenes relacionadas con la pornografía infantil en un año.

En Brasil, desde 2008, la pena para quien adquiere o almacena cualquier registro de escena pornográfica con niños varía de uno a cuatro años. Este tipo de crimen se considera menos grave que, por ejemplo, ofrecer, intercambiar o distribuir pornografía infantil, cuya pena va de tres a seis años.

Fue por eso que la encargada de la investigación, Renata Ribeiro, pidió a los expertos forenses que buscaran cualquier indicio de que el médico había, además de descargado, también compartido el material ilegal.

Al fin de cuentas, lo que encontraron en el computador del médico terminó sorprendiendo a los propios policías y devolviendo al implicado a la cárcel en febrero, sometido a una nueva investigación.

"La gente sabía que el caso era más grande, pero cuando concluyó la investigación, tenía cosas mucho peores. El propio experto llamó atención al contenido diciendo que tenía muchas cosas", cuenta la investigadora Ribeiro, de la Comisaría Especializada de Protección al Niño y al Adolescente.

Producción propia

El material que sorprendió incluso los expertos, acostumbrados a analizar ese tipo de contenido, tenía, además del tutorial e imágenes de sexo explícito con niños y adolescentes, imágenes producidas por el propio médico.

El doctor grabó partes íntimas de unas 100 pacientes durante exámenes y guardó los vídeos en carpetas con el primer nombre y un número que, según afirma la policía, se refiere a la edad de la paciente.

La policía también identificó en el computador una carpeta con el nombre "Natal" (del portugués "Navidad"), que nada tiene que ver con la fiesta de fin de año. El médico se filmó a él mismo teniendo sexo con menores en un viaje a Natal, estado Rio Grande del Norte, de acuerdo con las investigaciones.

Tres mujeres filmadas por el médico fueron identificadas y entrevistadas por la policía.

Registró además, gracias a un circuito cerrado de filmación en su propia residencia en Belo Horizonte, lo que hacía con chicas de compañía y jóvenes con quienes salía. En una de las imágenes hay una escena de tortura.

El médico también se ponía una cámara en la bata de laboratorio y, en unas imágenes, aparece él mismo instalando el equipo en el consultorio. Fabio Lima Duarte se desempeñaba como médico general en clínicas de la región metropolitana de Belo Horizonte.

Tres mujeres filmadas por el médico fueron identificadas y entrevistadas por la policía. Dos de ellas son pacientes y la tercera, que salió con el médico hace cuatro años, cree haber sido drogada por él.

"Ella se quedó desconcertada cuando vio las imágenes, son escenas de tortura, agresión, tiene hasta un cuchillo, horrible", cuenta la investigadora Renata Ribeiro, diciendo que las víctimas identificadas están asustadas, temiendo que el médico salga de la cárcel y las busque.

Una de las pacientes tenía 13 años cuando fue examinada por el médico, que le hizo pruebas como una ultrasonografía vaginal.

En un video, ella aparece en el consultorio acompañada de una mujer adulta, la madre, y, en conversación, hay referencia a la edad de la paciente. Mientras realizaba los exámenes, dice la investigadora, tocaba a las pacientes de forma inapropiada y filmaba sus partes íntimas.

"La madre notó que estaba tocando a su hija. En general, las dos pacientes dijeron que el examen les causó extrañeza y sintieron coerción, al recordar el incidente", dice Ribeiro, que cuando solicitó una segunda condena de prisión para el médico, consiguió la autorización de la Justicia para divulgar su nombre, edad y rostro.

La idea de difundir su rostro era motivar a que posibles víctimas acudieran a la policía. Se sospecha que ha filmado 105 pacientes, 74 adultos y 31 niños y adolescentes. Otras cuatro mujeres ya fueron identificadas.

Pero no hubo una sola denuncia, lamenta la investigadora.

La policía pidió a las clínicas donde Fabio Duarte trabajaba la lista de pacientes que atendió. Fueron más de mil en cada uno de los centros de salud. La investigadora dice estar dispuesta a encontrar a todas.

Su intención es abrir una investigación para cada mujer, para aumentar no sólo las posibilidades de una condena rápida, sino también la permanencia del médico en la cárcel.

Pero Fabio Lima Duarte fue liberado nuevamente este mes, según el portal de noticias G1.

El registro del médico aparece como suspendido por orden judicial en el sitio del Consejo Federal de Medicina (CFM).

En una nota, el Consejo Regional de Medicina de Minas Gerais informó que toda denuncia es analizada por una veeduría y entra en la tramitación habitual de evaluación, establecida por el Código de Proceso Ético Profesional.

Según la entidad, los procedimientos se tramitan bajo secreto y sólo las penas públicas impuestas a los médicos denunciados podrán ser divulgadas.

"El CRM-MG aconseja que, si se tiene conocimiento de que hubo indicios de infracción ética por parte del médico, se debe hacer una denuncia ante el consejo que va a determinar los hechos".

Alerta

La historia del médico sirvió de alerta para las propias funcionarias de la comisaría, cuenta Renata Ribeiro. Llamó la atención el hecho de que Duarte era joven, soltero y tenía una profesión respetada, que usó para abusar de adolescentes y mujeres jóvenes.

Pero cuando se trata de pedofilia, no hay clase social ni edad, dice Alessandro Barreto, coordinador del laboratorio de Inteligencia Cibernética de la Secretaría de Operaciones Integradas del Ministerio de Justicia.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?