A 40 años de la inseminación artificial: ocho millones de bebés

El primer "bebé-probeta" fue gestado hace cuatro décadas. Hoy, cada año, nacen en todo el mundo más de medio millón de bebés mediante inseminación asistida.

Desde el nacimiento del primer "bebé-probeta" hace alrededor de 40 años, han nacido más de ocho millones de bebés mediante inseminación artificial, según indicó hoy el comité ICMART en el Congreso Europeo de Medicina Reproductiva y Embriología en Barcelona (ESHRE).

Según el ICMART (Comité Internacional para la Monitorización de las Tecnologías de Reproducción Asistida), cada año nacen en todo el mundo más de medio millón de bebés mediante inseminación asistida.

En Europa, España se encuentra en cabeza con 119.875 ciclos de tratamiento en 2015, seguida de Rusia (110.723), Alemania (96.512) y Francia (93.918), según el ESHRE. Para la realización de la estadística se tuvieron en cuenta las fecundaciones in vitro (FIV), las inyecciones intracitoplasmáticas de espermatozoides (ICSI) y las donaciones de óvulos.

En total en 2015 se proporcionaron alrededor de 800.000 ciclos de tratamiento en toda Europa, de los que nacieron 157.449 bebés, según las cifras presentadas en el ESHRE. Sin embargo, aún no se han incluido los datos de todos los países. Por ejemplo, falta Reino Unido, donde normalmente se dan 60.000 ciclos.

Según la estadística presentada, en el 36 por ciento de las transferencias embrionarias se produce un embarazo. Las posibilidades son mejores cuando el embrión se introduce en el útero cuando tiene cinco días en lugar de tres.

Las posibilidades de un embarazo son en principio más escasas cuando la edad de la mujer es más avanzada y no todos los embarazos acaban en un nacimiento. Debido a que cada vez se utiliza más un solo embrión, se están reduciendo los embarazos múltiples. En 2015 la tasa de estos embarazos fue del 14 por ciento.

Alrededor de una de cada diez parejas tiene problemas para concebir de forma natural, pero hasta 1978 no se podía hacer nada para remediarlo. Sin embargo, el 25 de julio de 1978 nació Louise Brown en la ciudad británica de Oldham, la primera niña fruto de una FIV.

El método fue desarrollado por el pionero de la medicina Robert Edwards, quien se alzó por ello con el Premio Nobel en 2010. La fecundación in vitro se utiliza cuando la mujer tiene problemas de fertilidad, como una obstrucción de las trompas de Falopio. Primero se estimula la maduración de los óvulos con preparados de hormonas. Después se extraen los óvulos y son inseminados con los espermatozoides del hombre en un laboratorio. El embrión resultante se implanta a continuación en el útero.

Actualmente la técnica más utilizada es la de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides. La ICSI se utiliza cuando es el hombre el que padece problemas de fertilidad, como escasez de espermatozoides o esperma de mala calidad. El proceso es al principio igual que en la FIV, pero a la hora de la fecundación se toma un espermatozoide y se inyecta directamente en el óvulo bajo el microscopio.

Dpa y Youtube. 

Opiniones (0)
21 de julio de 2018 | 11:10
1
ERROR
21 de julio de 2018 | 11:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"