Lutier de la basura: el arte de Diego Giménez que cautiva a Mendoza

Baterista de alma, Diego busca el ritmo perfecto en baldes de plástico y fragmentos de lata que despliega sobre las veredas del centro. En 2014 comenzó el proyecto TachoSonoro para vivir de la música y todavía sigue en pie.

"Básicamente, lo que hago son ritmos de batería con cotidiófonos", dice Diego Giménez mientras ordena los elementos de su set de percusión compuesto de baldes plásticos de pintura, partes de garrafas, chapas de metal, platillos y tubos de PVC, entre otros elementos.

Diego Giménez tiene 30 años, es baterista, compartió escenario con The Wailers formó parte de bandas como Zona Ganjah y Nueve Millas. En 2014 comenzó con su proyecto personal, TachoSonoro, que todavía continúa todas las semanas en la esquina de San Martín y Lavalle, en el centro mendocino.

"Los cotidiófonos son elementos que tenemos a nuestro alcance", explica el músico en referencia a sus instrumentos y afirma con orgullo: "Yo logré hacer un set de percusión reciclado".

"Empecé (el proyecto) para poder seguir laburando de la música y mostrar que se pueden lograr ritmos de batería con elementos reciclados", dice y muestra uno por uno los elementos de su set.

Uno de los baldes está exclusivamente destinado a recibir el dinero que los transeúntes dejan a fin de colaborar. La idea es cambiar la mirada de la gente, sacarlos un poco de lo cotidiano", indica Giménez.

Mirá el video y conocé cómo funciona la creación del músico que consiguió "con poco, hacer mucho", explicada por él mismo.

Opiniones (2)
16 de julio de 2018 | 03:58
3
ERROR
16 de julio de 2018 | 03:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. GENIAL NOTA
    2
  2. Es excelente lo que hace, me lo imagino con una bateria seria estupendo, pero perdería el colorido de su improvisacion supongo.
    1