Acorralado, renuncia nuevo ministro español

Le debe al fisco y con eso solo, rompe el compromiso de transparencia que el presidente Pedro Sánchez había señalado como central.

 Primero, el conductor de TV y escritor Màxim Huerta fue criticado por odiar al deporte y ser nombrado ministro de Cultura y Deportes por el nuevo gobierno del socialista Pedro Sánchez, que desalojó a Mariano Rajoy. Lo sorteó con cintura discursiva y compromisos a futuro. Pero ahora se exige su renuncia por cosas menos superables con una sonrisa: el Partido Popular (PP) denunció que el nuevo ministro tuvo que pagar por no tributar debidamente a Hacienda (la AFIP española) entre los años 2006 y 2008, cuando era colaborador en ‘El Programa de Ana Rosa'.

Según el diario El Confidencial, la forma empleada por Huerta para pagar menos a Hacienda fue la creación de la sociedad Almaximo Profesionales de la Imagen S.L. Sin embargo, no había profesionales, porque su único socio y empleado era él mismo. La empresa no era otra cosa que un vehículo a través del que Huerta cobraba por sus servicios profesionales para tributar fundamentalmente como sociedad en lugar de canalizar las rentas por el IRPF. El ahorro era importante. Huerta no tributaba por el 48% del IRPF, sino por el 25% de Sociedades, según precisa El Confidencial.

El resultado es que la liquidación por el IRPF de las cantidades facturadas no superó los 22.000 euros. De ahí que lo que Hacienda reclamara fuera una corrección de las declaraciones de la renta de los años 2006, 2007 y 2008.

Ahora el Gobierno de Pedro Sánchez afronta su primer crisis menos de una semana después de haber nacido. La esquina por la que se tambalea es la del Ministerio de Cultura y Deporte. Su titular, Màxim Huerta, se encuentra cada vez más acorralado por la oposición por haber defraudado a Hacienda 218.322 euros durante tres ejercicios. Planea sobre él una moción de reprobación inminente si no abandona su cargo, mientras crece la preocupación dentro del PSOE por una mancha en el Ejecutivo que emborrona un arranque de mandato que para muchos dirigentes sí fue positivo y sorprendente. Huerta, por ahora, no dimite, aunque en La Moncloa ya comenzaban a plantear su destitución. Y es que el propio Sánchez ya dijo en 2015 que si alguien de su equipo tuviera una mercantil para pagar menos impuestos estaría "fuera" al día siguiente. 

La prensa española remara por estas horas, en que se espera que Huerta ofrezca una conferencia de prensa, que el Gobierno se encuentra solo en su defensa del ministro. Ni siquiera encontró el aliento de los que apoyaron la moción de censura contra Mariano Rajoy. Pablo Iglesias exigió la dimisión del ministro o directamente su cese, si se ha acreditado que tuvo "la voluntad de defraudar a Hacienda". "Un ministro que ha defraudado a Hacienda no debe ser ministro y creo que sería enormemente triste que el Gobierno de Pedro Sánchez tuviera que convivir con ministros reprobados como los que tenía el PP", advirtió el líder de Podemos en declaraciones a los periodistas en el Congreso. Iglesias advirtió de que si no cae el titular de Cultura, su grupo se planteará pedir la reprobación en la Cámara Baja.

Opiniones (0)
19 de junio de 2018 | 00:39
1
ERROR
19 de junio de 2018 | 00:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"