Gigantescas nubes tóxicas por la lava que llegó al mar

La lava del volcán Kilauea ya está en el océano. Las enormes columnas de vapor, formadas por ácido clorhídrico y finas partículas de vidrio, irritan la piel, los ojos y causar problemas respiratorios.

La lava que fluye del volcán Kilauea, en Hawái, ha desembocado en la costa oriental de la Isla Grande del archipiélago, originando gigantescas columnas de vapor tóxico que se elevan desde el océano, comunica el Servicio Geológico de EE.UU. (USGS, por sus siglas en inglés).

El magma ha empezado a verterse en el océano a través de la bahía de Kapoho, desde la madrugada del lunes, por una 'puerta' de casi 800 metros de ancho. Además, el río de lava que desemboca en esa zona está formando un delta frente a la bahía, señala la USGS.


Producto de la reacción química que se origina cuando la lava entra en contacto con el agua de mar, se forman columnas de vapor tóxico formadas por ácido clorhídrico y finas partículas de vidrio que pueden irritar la piel, los ojos y causar problemas respiratorios.

El volcán Kilauea entró en erupción a principios de mayo, obligando a los residentes locales a abandonar sus hogares. De momento, los científicos no pueden dar una estimación de cuánto tiempo durará la actividad volcánica.

RT

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 15:26
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 15:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"