Garay, el candidato: "Imagino una Justicia más productiva"

El ministro de Gobierno, postulado por Cornejo para ocupar un lugar en la Suprema Corte, habló de todo en la Mesa MDZ. Definiciones y un ida y vuelta con periodistas desde MDZ Radio.

 Horas después de que el gobernador Alfredo Cornejo lo oficializara como su candidato a la Suprema Corte, el ministro de Gobierno, Dalmiro Garay, despejó dudas y dejó varias definiciones en la Mesa MDZ.

Garay deberá obtener ahora el visto bueno del Senado para reemplazar al juez Alejandro Pérez Hualde, quien se jubiló en su puesto.

Dalmiro Garay en Mesa MDZ 8

Desde los estudios de MDZ Radio el eventual ministro de la Corte habló de sus aspiraciones, sus convicciones y sus proyectos con una palabra como eje recurrente: "Productividad".

Garay, del riñón íntimo de Cornejo, comparte con el gobernador la obsesión por la eficiencia del gasto y la mejora constante en la productividad, dos puntos históricamente cuestionados al Poder Judicial.

"Imagino una Justicia más productiva", se esperanzó el actual ministro pensando ya desde uno de los sillones del máximo tribunal provincial.

Dalmiro Garay en Mesa MDZ 7


Opiniones (3)
20 de junio de 2018 | 01:28
4
ERROR
20 de junio de 2018 | 01:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. .....UNA PEQUEÑA Y GRAN DUDA POR LO EXPRESADO POR GARAY Y QUE SEGUN LA INFORMACIÒN PERIODÌSTICA DIJO: "Imagino una Justicia más productiva",....AHORA ¿MAS PRODUCTIVA PARA LOS BOLSILLOS DE LOS JUECES? o ¿MAS PRODUCTIVA PARA LA SOCIEDAD?,.........la dejo picando.....
    3
  2. Y más injusta y justiciera con el pueblo y más benigna con sus amigos politiqueros brindando impunidad total
    2
  3. 1) La justicia no produce nada, sólo actúa cuando la sociedad falla en su organización o vida comunitaria. 2) Tener una justicia abarrotada habla pésimo de los liderazgos políticos de una sociedad que necesita ir a la justicia para definir lo que de antemano la transforma en comunidad, es decir, vivir a derecho. 3) La justicia no transforma una sociedad en lo absoluto, sólo determina quién tiene razón en función de la legislación que la misma sociedad se dicta a sí misma y que, luego de sancionada, no quiere cumplir, semejando una adolescencia cultural que pasma cualquier intelectualización jurídica. 4) Nunca el problema ha sido la justicia y su actuación, sino la sociedad y su anomia, desidia, inmoralidad, falta de ética y terrible propensión a abandonar la vida comunitaria. 5) Tratar de querer hacer más productiva a la justicia se asemeja a tratar de vender más remedio en una farmacia. Necesitamos más salud social no más productividad judicial.
    1