Argentina y el espantoso aumento de la ludopatía

Un drama sin control, serio y patológico, que ha crecido enormemente en las últimas décadas. ¿Qué se intenta hacer? El testimonio de los ludópatas.

Los expertos consideran que es necesaria una ley nacional para la contingencia y reducción de esta enfermedad, que ha vivido un crecimiento exponencial en las últimas décadas.

El Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Argentina, ha redoblado sus esfuerzos contra el juego de apuestas cerrando casinos y bingos e impidiendo la puesta en marcha de unas 3.900 máquinas tragamonedas. Su objetivo: reducir la ludopatía, una enfermedad que afecta cada vez a más personas.

Según estadísticas oficiales, las máquinas tragamonedas atraen al 80 % de los jugadores compulsivos de la provincia. La delgada línea entre jugar y jugar sin control puede traspasarse por múltiples razones. La falta de estabilidad laboral o social puede ser uno de los motivos que despierta este trastorno.

"Hacía cosas absolutamente inaceptables"

Cristina, que padece esta patología y prefirió permanecer en el anonimato, asegura que incluso sus dos títulos universitarios y su solidez financiera no impidieron que las apuestas fueran su única ocupación diaria durante tres años. Confiesa que hacía cosas "absolutamente inaceptables" y que además del placer de jugar, actualmente esta práctica le produce "un temor espantoso".

Una mujer demanda al casino que le ofreció una cena en vez del 'jackpot' de 43 millones de dólares

Sin embargo, ese miedo no evitó que abandonara los casinos y tras 11 años de tratamiento, concurre a jugar ocasionalmente y siempre acompañada, porque sabe que no puede reprimir el deseo pero sí controlarlo.

Problema en crecimiento

Mariela Coletti, psicóloga y psicoanalista especialista en adicciones, afirma que cada vez hay más conciencia de que hay que tratar esta afección, ya que no siempre es algo que depende solo de la voluntad.

Para muchos, reconocer el problema es el inicio de la solución. Así lo comprendieron alrededor de 2.000 ludópatas que, de forma voluntaria, se prohibieron el ingreso a las salas de juego provinciales. Por su parte, centros asistenciales bonaerenses han atendido a más de 7.000 ludópatas en los últimos 12 años.

El Estado avanzó con un fuerte control en el negocio de las apuestas. No obstante, los expertos consideran que eso solo no alcanza, pues no existe una ley nacional para la contingencia y reducción de esta patología. En Argentina existen más de 400 salas de juego y cerca de 80.000 máquinas tragamonedas.

Opiniones (1)
26 de mayo de 2018 | 10:54
2
ERROR
26 de mayo de 2018 | 10:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es inaceptable bajo todo punto de vista que el Estado estimule a los ciudadanos a los juegos de azar llamese quinielas, casinos, bingos o lo que fuere.
    1