G. Conte

Qué piensan los intendentes en la intimidad de poder

¿Un intendente que es bueno, debe ir por la gobernación o seguir al frente de su comuna? La reunión de intendentes de las ciudades más habitadas.

 ¿Vale la pena arriesgarlo todo por la gobernación? 

Hay una idea flotando entre los más informados de los políticos y es que, probablemente, pronto ser gobernador no resulte una panacea, sino un problema mucho más grande que llevar adelante lo que se llama como "gestión local", básicamente, las intendencias. El saldo entre costo y beneficio político, al menos en Mendoza, es mayor en la disputa por la gobernación que en la por los municipios. De hecho, los gobernadores y vice no pueden ser reelegidos. Entonces, si son buenos, lo son "al cuete" porque su carrera queda truncada. Los que se fueron a una banca de diputado nacional lo vivieron casi como un seguro de desempleo y no como la continuidad de su carrera. Si son malos, a los sumo no serán candidatos a nada. Y punto. Por ello hay una discusión que va hoy en día más allá de la escalera típica de la política. Los tiempos están cambiando y hay más en el aire de esto que lo se conoce, cree o discute públicamente. De hecho, luego de los últimos (y polémicos) Quinchos MDZ, muchos de los que cirulaban en los corrillos en la disputa por la gobernación levantaron los hombros ante la evidencia de que, si son intendentes, mejor les resultaría seguir en la gestión. Y si son jóvenes, con más razón.

El filósofo que dejó picando el bicho

Fue en junio cuando visitó la Ciudad de Mendoza el exalcalde de Barcelona Joan Clos. Fue durante el Foro Urbano Nacional que se desarrolló aquí y en donde el titular de ONU Hábitat descargó su experiencia global y local, sus recomendaciones y todos los intendentes del país (y sus equipos de gestores) dejaron flotando la idea en torno a la importancia que las sociedades en todo el mundo le están otorgando a los municipios. Rodolfo Suárez fue el anfitrión y Tadeo García Zalazar se sumó a los debates. MDZ habló con Clos en una entrevista exclusiva que le dio a la "Mesa MDZ". "No es conveniente -dijo- que una sociedad se base exclusivamente en el sector primario". En este punto, puso de relieve que "será en donde se encontrarán los nuevos empleos, que son indiscutidamente los vinculados al conocimiento". Para Clos, "así como en el campo se basó el crecimiento, el conocimiento, el valor añadido, nacen en las ciudades. Pasan a ser el motor del crecimiento económico en la medida en que el crecimiento económico va basculando hacia una economía del conocimiento". En este sentido, definió que "aquí llega la nueva función de los líderes municipales, en entender cómo cada una de las ciudades puede favorecer el arraigo de esta economía del conocimiento". El futuro está allí porque, en realidad, ya lo demanda el presente y los empuja hacia un protagonismo nuevo.

¿Y ahora?

Los mendocinos le venimos escapando feo a las decisiones estratégicas, pero por supuesto que nos resulta mucho más cómodo echarles todas las culpas de nuestras decisiones electorales a los que ponen la cara desde la política. Pero los elegimos nosotros. Elegimos gobernadores e intendentes a los cuales después no podemos ver ni en figurillas. Pero hay más: nos negamos a modernizar una Constitución que si bien es buena en algunos aspectos y fue innovadora en su momento, podría ser mejor. Sobre todo, más actual, con nuevas formas de administración y distribución del poder. Pero da la sensación de que quienes la quieren reformar tampoco le ponen demasiado énfasis. La desconfianza supera al afán de cambio. La catapulta hacia el futuro está atrancada. Por eso, dadas las cosas como están, apuntamos más a la queja que al disfrute del triunfo. Los mendocinos somos las Magdalenas de la crucifixión, y no la esperanza que dejó aquel gesto, enredados en temores chiquitos, de grupo; en triquiñuelas celosas y envidiosas cuando no, en intereses muy cerrados que disfrazamos de "valores".

Intendentes que no tienen miedo de seguirlo siendo

Están, por supuesto, los intendentes que no tienen chances de ser nada más y se quedan in eternum en sus cargos, porque sus electores los reeligen y no ven esperanza en otras personas. Pero también están los que tienen un verdadero proyecto para sus comunidades y se entusiasman con la gestión y se someten a los controles y a los electores. Este viernes un grupo de ellos, afines al gobierno nacional y nucleados en la Red de Innovación Local (RIL), se reunieron en la Municipalidad de Mendoza con el intendente Suarez, además presidente del radicalismo. Estuvieron el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, el cordobés Ramón Mestre, Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Jaime Méndez (San Miguel), Nicolás Ducoté (Pilar), Martiniano Molina (Quilmes), Eduardo Tassano (Corrientes) y Julián Garro (La Plata). En algún momento trascendió que el grupo se había armado para apuntalar rumbo a la presidencia a Rodríguez Larreta. Resultó la lectura proveniente de la política más clásica y cortoplacista. El asunto es que Larreta tiene competidores mejor ubicados en la línea de largada, como Marcos Peña y María Eugenia Vidal, sin contar con que ya empezó el operativo por la reelección de Macri, que apoyó el propio alcalde porteño a su regreso de Europa, oportunidad en la que, además, habló de su propia repitencia en el cargo. La "cumbre" de Mendoza pudo ser un evento para potenciar las gestiones, pero también fue una excusa para hablar de política, sobre todo, entre radicales y macristas que podrán simular llevarse bien aquí, pero que en el resto del país viven panoramas en un degradeé de colores que van del blanco "me rindo" al rojo "va a correr sangre", hasta el amarillo puro de la última conquista electoral macrista de "Centralia", la zona centro del país y la provincia de Buenos Aires. 

La relación PRO - UCR 

Es cierto que no todos los intendentes afines a Cambiemos son parte de este grupo. De hecho, no lo es el presidente local del PRO, Omar de Marchi, que no estuvo invitado por esa razón y que solo pasó a saludar. Envió una gacetilla desde la Municipalidad de Luján a los medios para decir que se había reunido con Rodríguez Larreta, envió dos fotos y se fue sin participar de las deliberaciones. Menos aun en la charla íntima que tuvo Alfredo Cornejo con el gobernante porteño. El gobernador provincial estuvo allí en su carácter de presidente de la UCR a nivel nacional hay voces que indican que la conversación fue por canales complejos, vinculados a vasos comunicantes tapados en la relación entre los partidos que conforman Cambiemos. El macrismo exige la rendición de los radicales díscolos, Cornejo apoya la alianza en un marco de pluralidad de pensamientos y acciones reconociendo el liderazgo de Macri, pero de ningún modo quiere ser quien levante la bandera blanca ante un PRO que, al menos en Mendoza, aparece como una bolsa de gatos. En el resto del país, prefiere ver "caso por caso" y sostener un "diálogo adulto" y no de súbditos, como creen que se pretende desde el poder central. Hay discusiones fuertes, pero nada que haga llegar la sangre al río.

Y por casa, ¿como andamos?

Cuando se habla de poner en valor la "gestión local" y sobre todo, cuando luego de las notas de MDZ se notó el funcionamiento de operaciones cruzadas, zancadillas, trolls en las encuestas online y demás mañas al alcance de la mano, muchos intendentes optaron -más allá de la falta de cientificidad de los sondeos en línea como los nuestros- bajar sus pretensiones y quedarse a terminar la tarea iniciada. Ya lo dijimos: Marcelino Iglesias sostiene que ni siquiera quiere la reelección, pero eso le abrió la sucesión con el cuerpo todavía caliente y su sinceridad puede poner en riesgo la mancomunidad del equipo municipal, algo a lo que apuesta un peronismo heredero de Luis Lobos al que no le queda otra esperanza de resurrección que la ruptura del equipo actual, pasando por el medio de las heridas. Infectándolas, en todo caso. Rodolfo Suarez ha conseguido los caminos que lo llevaron a realizar lo que él llama como "la mayor inversión de la historia" en la Ciudad de Mendoza, pero, además, logró unificar a todo el díscolo radicalismo (que siempre fue una bolsa de gatos, entidad que no solo le cabe al PRO) tras de sí. ¿Tiene perfil para la gobernación? Nadie lo niega. Pero es él quien se pregunta si es su hora y si no sería mejor concentrarse en la gestión en lugar de hacerlo en una pelea por una quimera que probablemente no lo haga sentirse "realizado" políticamente. Habrá que ver cuál será el camino que tome un Tadeo García Zalazar, "el intendente millennial" de Godoy Cruz ante la nueva ola de "gestión local". Ya hay voces que lo ven como "apresurado" en su carrera política. Solo se justificaría que se meta en la pelea por la gobernación si es Cornejo quien lo pida como intermedio para su retorno al cargo. Otros, dicen que está tan entusiasmado como Suarez con la tarea municipal. Daniel Orozco irá por la reelección en Las Heras, y lo propio hará Walther Marcolini en Alvear. Se especula con que Emir Félix quiera ser candidato a gobernador y, de esa forma, deje la comuna a otro apellido por primera vez en muchos años. En su caso, justo lo que han estado buscando es "exportar" su clan político al resto de Mendoza, es decir, salir del municipio o ampliar su radio de acción. En el resto de la provincia resulta aventurado dar nombres, pero ya se sabe que Omar de Marchi va a dejar Luján. De hecho, alcanzó este viernes a avisarle a Larreta que inauguaraba una sede del PRO en San Rafael, a la vieja usanza a la hora de pretender expandirse.

Bueno o malo: lo municipal al frente

Más allá de las críticas y los cuestionamientos (muchos de ellos alejados de la cuestión pura de la gestión comunal y vinculados a otras perspectivas de la política), los hermanos Bermejo (Adolfo y Alejandro) construyeron un sistema de administración de la cuestión pública en su municipio. Adolfo fue quien admitió -tras la última derrota electoral- que era hora de empezar a pensar en un "cambio de apellido". Lo mismo puede decirse de Mario Abed en Junín, a quien se le critica que vaya por su cuarto mandato. Mientras que en San Martín, la única salida que Jorge Omar Gimenez tiene probablemente sea no ir por un nuevo mandato, desgastado en lo político y con una tarea no del todo valorada a esta altura de sus gobiernos. Lavalle incide poco electoralmente, pero su intendente, Roberto Righi, cree ya haber abierto el camino para otros, como lo contó el Equipo de Política de MDZ la semana pasada: podría postularse a un cargo distinto, algo que ya le pasó a Gustavo Pinto en La Paz, que asumirá como senador provincial dejando atrás la saga familiar en la que se alternó con su hermano Sergio y que también logró dejar una impronta de gestión en los paceños. Entonces, cuando en la provincia se discute la prohibición de reelecciones indefinidas en los municipios, empieza a surgir la revalorización del cargo y, con ello, las ganas de sus intendentes de no salir. Qué es bueno y qué es malo no se puede responder genéricamente, sino caso por caso. Sí es cierto que existe la oportunidad de volver a pensar en las comunidades municipales como futuro, ahora que el gran valor agregado del empleo empieza a ser la inteligencia y la interacción urbana. Y también es verdad que hay un abuso de la confianza de la gente a la hora de perpetuarse en el poder. Una vez más, el desafío es ciudadano y no de nadie en particular.

Opiniones (4)
23 de julio de 2018 | 11:44
5
ERROR
23 de julio de 2018 | 11:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Los políticos no tienen poder. Los que tienen poder son los que realmente no se notan. Aquellos, son mequetrefes de cuatro años con cuatro de consuelo para vivir sin trabajar.
    4
  2. benimos con intendentes con elecciones indefinidas y la verdad terminan cansando y se vuelven esas municipalidades una bolsa de Empkeo de FAMILIARES COMO L9S CASOS DE MAIPU Y SAN MARTIN PERO EN OTRAS PASA LO MISMO SI SON TAN BUENOS GESTORES QUE TIENEN TANTOS ESTUDIOS Y HAN SIDO EXITOSO EN ALGO NO DEBERIAN TENER PROBLEMAS EN DEJAR LA COSA PUBLICA E IRSE A GANARCELA SOLITO...... NO NO PASA PORQUE ES MAS FACIL CON LA PLATA DE TODOS POR PONER DOS EJEMPLOS de hombres exitosos y profesionales LOS quIMENES Y LOS bEMEJO TODOS LOS FAMILIARES HIJOS ESPOSAS CUÑADOS EXPOSAS NUERAS YERNOS todos dentro de lo publico y COMO SE LE PUEDE LLAMAR A ESO ..... COMPETENCIA EXTREMA PARA LO QUE NO ES DE ELLOS ...
    3
  3. Inútiles que no quieren dejar la teta!!!
    2
  4. que el intendente suarez dedique un poco mas de esfuerzo a los barrios del oeste. Ya pasaron las elecciones y volvieron los basurales . No funciona la recolcciòn y menos algun plan de promocion de cuidado y limpieza para vecinos.
    1