Cómo le fue al país que le puso un impuesto al uso de las redes sociales

Uno de los objetivos que supuestamente perseguía el gobierno de Uganda era aumentar la riqueza del país, sin embargo los ingresos fiscales recaudados se ven muy lejos de los 62,5 millones de euros que esperaba recaudar al introducir la tasa. Según arroja el informe de la UCC, solo la mitad de los usuarios de Internet ha pagado el impuesto.

Medios

El uso de internet es pago.

Uganda impuso una tasa sobre el uso de las redes sociales (OTT) el pasado mes de julio que obligaba a los ugandeses a pagar un impuesto para acceder a servicios como Facebook, Twitter, WhatsApp y muchos otros. La cantidad de la tarifa es de 200 chelines diarios (0,04 euros y 0,05 dólares) y desde el principio fue recibida con gran rechazo por los usuarios, según informó el portal especializado en tecnología TreceBits.

El primer balance que arroja la medida adoptada por el país africano, según los datos publicados por la Comisión de Comunicaciones de Uganda (UCC), es que dicho impuesto ha tenido un impacto significativamente negativo en el número de usuarios de Internet: el país ha perdido tres millones de usuarios en tres meses.

Uno de los objetivos que supuestamente perseguía el gobierno de Uganda era aumentar la riqueza del país, sin embargo los ingresos fiscales recaudados se ven muy lejos de los 62,5 millones de euros que esperaba recaudar al introducir la tasa. Según arroja el informe de la UCC, solo la mitad de los usuarios de Internet ha pagado el impuesto.

Los ugandeses vieron la medida como una inaceptable violación a su libertad de expresión y su rechazo se ha hecho notar en las estadísticas obtenidas: hay quienes han abandonado por completo el uso de las redes sociales, como puede verse con la caída de cinco millones de suscriptores de Internet desde que se implantó la tasa.

Muy pocas personas optaron por pagar la tarifa, y quienes siguen accediendo a plataformas en streaming de manera gratuita optan por aplicaciones de red privada virtual (VPN), una tecnología que permite operar en Internet con mayor privacidad evadiendo detalles como la ubicación.

Queda por ver cuánto tiempo continuará la caída de los usuarios de Internet en Uganda o si se estabilizará en un momento determinado. De cualquier manera, el impuesto OTT sigue siendo un paso negativo para el libre acceso a internet de los ugandeses.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?