Usuarios utilizan Instagram para vender y comprar droga

Una investigación de un diario español revela que narcotraficantes suben fotografías de sustancias ilegales y usuarios las compran de manera sencilla.
Avatar del

MDZ Trends

1/2
Usuarios utilizan Instagram para vender y comprar droga

Usuarios utilizan Instagram para vender y comprar droga

Usuarios utilizan Instagram para vender y comprar droga

Usuarios utilizan Instagram para vender y comprar droga

 Las redes sociales se han convertido en los últimos años en el instrumento perfecto para delincuentes de cualquier tipo. Desde la compra-venta de armas ilegales y de medicamentos prohibidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta ingeniosas estafas bancarias y el robo de la personalidad con el único fin de desvalijarnos la cuenta corriente. Ahora es el turno de los traficantes de droga que utilizan Instagram, una de las aplicaciones para compartir fotos más seguidas por los internautas, para campar a sus anchas vendiendo toda clase de estupefacientes.

Durante la investigación realizada por La Vanguardia se ha encontrado más de una docena de perfiles de usuarios anónimos que, escondidos tras un nombre falso, comercializan con diversas sustancias ilegales. Una de las más demandadas es la marihuana. Los narcotraficantes suben fotografías de este material en bolsas plastificadas y gracias a un mensaje nos informan de la cantidad de la que disponen y de cómo conseguirla. Como podemos ver en las fotografías, estos proveedores ilegales también comercializan con cocaína, MDMA y diversas drogas sintéticas, incluidas otras de prescripción médica como Xanax.

El procedimiento para la venta de droga no es nada enrevesado. Todo lo contrario. Mediante los llamados hashtags (palabras claves que llevan delante el símbolo de la almohadilla #), se comunican con cualquier usuario de la red para realizar la transacción. Una vez localizado el material, puedes intercambiar mensajes con el camello (incluso en abierto) y cerrar el trato. Algunos de ellos no tienen siquiera reparo alguno en poner su número de teléfono y dar sus datos de PayPal. Así de sencillo.

Un problema nada nuevo

El anonimato de estas acciones delictivas no es algo novedoso para las autoridades. Ya en el 2013 la cadena BBC estadounidense investigó el tráfico de drogas a través de Internet donde denunciaba multitud de “posts” en los que se podían ver (al igual que ahora) fotografías y vídeos de usuarios vendiendo y consumiendo sustancias anfetamínicas.

Desde que en 2012 Facebook adquiriese esta aplicación, Mark Zuckerberg y sus socios están intentado luchar contra este grave problema. Entre las medidas que han tomado: bloqueo de determinados hashtags y la restricción en la búsqueda relacionada con estas sustancias. Aún así, la picaresca de estos delincuentes sortea los obstáculos del gigante Instagram haciéndose imposible el control absoluto de esta práctica. Así que desde su página oficial dicha red social anima a todos los usuarios que se encuentren con contenido ilegal o inapropiado a que lo denuncien desde la propia aplicación.

Fuente: La Vanguardia