El barrio atrás del SUPE que junta el agua en tachos de aceituna

El lunes se dio a conocer el último informe de la UCA sobre pobreza multidimensional en Argentina. Los resultados fueron alarmantes y revivieron la pregunta sobre qué es lo que impide solucionar este conflicto social. El caso del asentamiento Los Cerrillos es uno de los tantos ejemplo de cómo el amparo de gobiernos y políticos de turno puede contribuir a esta situación.

Avatar del Ignacio de Villafañe

Ignacio de Villafañe

Ya sea por ignorancia, intereses mezquinos o real imposibilidad de hacer algo mejor, el asentamiento Los Cerrillos, ubicado sobre el límite sur del barrio SUPE, Godoy Cruz, es uno de los tantos rincones "ocultos" que existen en todos los departamentos de Mendoza y que desde hace décadas alberga a generaciones de hombres y mujeres criados en la pobreza. Y "ocultos", escrito entre comillas, porque el rincón está ahí, a la vista de todos.

Los Cerrillos es, en pocas palabras, un ejemplo más de lo que en los titulares de los diarios se conoce como "pobreza estructural". Es un barrio-asentamiento donde muchos de sus habitantes no solamente ganan tan poco que ni siquiera pueden mantener un nivel mínimo de consumo sino que además viven inmersos en un ambiente del cual, sin importar cuántos años pasen, siempre es difícil salir.

Pero Los Cerrillos es también uno de esos lugares donde abundan los testimonios que dan cuenta de cómo, con el pasar de los años, las necesidades de los vecinos se convierten en un engranaje más de un sistema político que mantiene el estado de las cosas en lugar de cambiarlo.

Es que en ese rincón de Godoy Cruz muchas de las casas que ahora existen fueron construidas con materiales de asentamientos erradicados años atrás. Los terrenos son urbanizados para que a su alrededor vuelva a expandirse la precariedad con nuevos lotes creados a fuerza de permisos que nadie otorga pero tampoco quita. Y los servicios como las cloacas no llegan en los papeles pero sí en los hechos, gracias a "alguien" que -nadie indica quién- les "prestó" las máquinas para excavar la tierra y tender la red. 

Muchos años, muchos testimonios indirectos y muy pocos nombres sobre los cuales cargar las culpas. Pero la pobreza está ahí y crece. Y es la prueba clara de un Estado ausente.

Hacinamiento, viviendas al borde del colapso, cercanía a zonas altamente contaminadas, mala nutrición, falta de acceso a servicios básicos como la red de agua potable, son algunas de las condiciones que, por definición, al estar combinadas entre sí hacen que la pobreza no sea solo pobreza sino una pobreza crónica.

Dichos conceptos no son ajenos a la realidad nacional actual. Según el último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), entre 2017 y 2018 el índice que mide la pobreza en base a la carencia de diferentes derechos sociales aumentó de 26,6% a 31,3%. El dato engloba tanto los números de la pobreza crónica o multidimensional (o estructural) con los de la no estructural.

El potrero está demarcado por los residuos

En detalle, según el informe de la UCA la pobreza multidimensional pasó de afectar al 16,7% de la población en 2017, al 18,6%en 2018. Durante el mismo período, la pobreza no estructural pasó de 9,9% a 12,7%.

Visto así, el asentamiento de Los Cerrillos es una de las tantas postales que dan vida a esos índices económicos plasmados en los informes académicos. Allí, al sur del barrio del barrio SUPE, las casas crecen entre la basura, los chicos dependen del táper con fideos que les entrega el Estado y el agua se junta en tachos se hierve antes de beberla para evitar infecciones.

Julieta muestra los tachos donde recolecta el agua

Toda una sucesión de hechos que grafican lo que se quiere decir cuando se dice "pobreza estructural". Toda una sucesión de hechos que además se complementa con una connivencia implícita entre gobiernos y actores políticos mantenida durante años. O al menos eso es lo que se deduce de lo que cuentan los vecinos del asentamiento cuando explican cómo una determinada gestión los ayudó a tender su propia red de cloacas "clandestinas" o aseguran que los camiones de basura únicamente se acercan cuando se aproximan las elecciones.

En MDZ recorrimos Los Cerrillos junto a algunos de sus vecinos para ver en primera persona cómo es vivir en la pobreza que marcan todos los titulares, pero que la gente ignora. Mirá el video.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?