Si comés muchas grasas trans, el Alzheimer te está esperando

Un estudio hecho a 1.600 hombres y mujeres de Japón de unos 70 años, que no sufrían ningún tipo de demencia, durante un período de 10 años. Al inicio del seguimiento se realizó un análisis de su dieta y se midieron los niveles de grasas trans.

Redacción MDZ

Grasas Trans

Las personas con niveles más altos de grasas trans en la sangre pueden tener entre un 50% y un 75% más de posibilidades de desarrollar Alzheimer o cualquier tipo de demencia, según los datos recogidos en un estudio realizado por científicos japoneses.

El estudio analizó a más de 1.600 hombres y mujeres japoneses en torno a los 70 años, que no sufrían ningún tipo de demencia, durante un período de 10 años. Al inicio del seguimiento se realizó un análisis de su dieta y se midieron los niveles de grasas trans, señala El Confidencial.

Ajustando factores condicionantes, como la presión arterial, la diabetes o el tabaquismo, pasados los 10 años se concluyó que aquellos con niveles más altos de grasas trans tenían entre un 52 y un 74% más probabilidades de desarrollar demencia que los que tenían los niveles más bajos.

Un peligro

Esta investigación, publicada en la revista Neurology, sugiere que las grasas trans pueden causar inflamación dañina y la acumulación de una proteína llamada amiloide, que están relacionadas con la demencia.

"El estudio utilizó los niveles de marcadores sanguíneos de grasas trans, en lugar de los cuestionarios dietéticos más utilizados tradicionalmente, lo que aumenta la validez científica de los resultados", ha señalado a CNN News el neurólogo Richard Isaacson, director de la Clínica de Prevención del Alzheimer en Weill Cornell Medicine, Nueva York (Estados Unidos) y que no estuvo involucrado en el estudio.

Toshiharu Ninomiya, de la Universidad Kyushu en Japón y autor principal del estudio, ha recordado que "la Organización Mundial de la Salud ha pedido que se eliminen las grasas trans a nivel mundial en 2023. Estos esfuerzos de salud pública tienen el potencial de ayudar a prevenir los casos de demencia en todo el mundo, sin mencionar la disminución de las enfermedades cardíacas y otras afecciones relacionadas con las grasas trans".

Las grasas trans se producen naturalmente, y en pequeñas cantidades, en los productos lácteos como el queso y la crema o la carne. No obstante, la versión más peligrosa la encontramos en productos que la tienen a causa de un proceso industrial, cuando se convierten aceites vegetales líquidos en grasas sólidas.

La pasteleria, la más dañina

Estas grasas pueden mejorar el sabor y la vida útil de los alimentos procesados y también son utilizadas por algunos fabricantes en pastelería. Suelen estar presentes, entre otros, en alimentos congelados (canelones, pizzas, helados), productos fritos o empanados, patatas fritas, galletas, bollería industrial o comida rápida.

En el estudio japonés, los investigadores descubrieron que la repostería fue la que más contribuyó a los niveles altos de grasas trans, seguida de la margarina, los caramelos, los cruasanes y los helados.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?