Por qué nos sentimos infelices y cuál es la fórmula para mejorar

A partir del informe de la Deuda Social Argentina presentado por la UCA se habla de una vinculación de la infelicidad   con los bajos recursos y la falta de garantías de ciertos derechos. Mirá el video.

Felicitas Oyhenart

Es una variable subjetiva, pero que se puede medir. Nos sentimos infelices y hay una relación entre la falta de acceso a derechos y bienes y esa sensación. El observatorio de la Deuda Social  de la UCA (Universidad Católica Argentina)  determinó que en Mendoza hay más altos niveles de infelicidad y de malestar psicológico que en el resto del país y que en los sectores más vulnerables esa tendencia se agudiza. 

El Observatorio de la Deuda Social analiza la pobreza más allá de la medición de ingresos. Consideran otras dimensiones,  como la ausencia de garantías de derechos en salud, educación, vivienda, empleo,  seguridad y calidad ambiental, entre otros. Esto lleva a un aumento de desigualdad y menor integración social.

Mendoza, según dicho informe, presenta los índices de malestar psicológico más elevado de todo el país y el porcentaje más alto de personas que aseguran no sentirse felices en su vida. El 21% de los mendocinos presenta malestar psicológico, 12,5% no se siente feliz y el 40% de los encuestados en sectores de ingresos muy bajos presenta malestar psicológico.

Según Salvia y su equipo, los malos trabajos, malos salarios, mayor inflación lleva a una pobreza crónica y cultural; además, de a una mayor desigualdad que crece y se profundiza.

A la información brindada desde la UCA se le suma la encuesta publicada por Ipsos Global Advisor on Global Happiness 2019 que asegura que Argentina es el país más infeliz del mundo. Sólo el 34% de los encuestados en nuestro país afirma ser feliz.

Para comprender mejor estos resultados y el estado anímico de los mendocinos en este video la psicóloga Noelia Centeno nos explica qué es la felicidad, por qué se relaciona con la pobreza y cómo podemos alcanzarla a pesar de los problemas sociales y económicos que presenta nuestro país.

Centeno destaca: "la felicidad tiene que ver con un estado o percepción de bienestar que es subjetivo pero es medible". Según la especialista la psicología positiva tiene en cuenta ciertos items que permiten identificar qué hace feliz a las personas.

Además la psicóloga agrega que si una persona no se siente feliz, la misma puede estimular o entrenar su felicidad siguiendo una formula:

La fórmula de la felicidad: F=P+C+A

La felicidad es igual a predisposición (genética), más condiciones de vida (necesidades básicas: alimentación, educación, vivienda, salud), más acciones voluntarias (experimentar gratitud, acciones altruistas)

Como conclusión, Noelia Centeno afirma que teniendo en cuenta la realidad social de nuestro país es importante hacer foco en garantizar el bienestar. "Políticamente hay que ser muy delicado porque hay un nivel más alto de vulnerabilidad social, psicológica y emocional en nosotros de lo que esperamos. Que por lo menos se cubran las necesidades básicas de las personas. (...) Que se trabaje en que las personas cubran lo mínimo que necesitan para tener una vida digna".

Respecto a lo que es el entrenamiento en la felicidad: "Ese síndrome de la felicidad aplazada: cuando logre tal cosa podré ser feliz. No, quizás es ahora con pequeños momentos. Las relaciones más profundas, las más intensas inciden en el índice de felicidad que voy a tener." Concluyó Centeno.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?