Se sigue construyendo en el piedemonte a pesar de los peligros aluvionales

La relación de las construcciones en el piedemonte y los riesgos con los cauces y las precipitaciones ocupó una parte sustancial de la jornada por los 10 años de la Ley de Ordenamiento Territorial. Se presentó el 'Mapa de Amenazas Aluvionales'.

Pablo Villarruel

Guillermo Cruz, Humberto Mingorance y Nadia Rapali encabezan la disertación.

Medios UNCuyo

En la Enoteca, distintos funcionarios y especialistas en el tema, protagonizaron una jornada en conmemoración de la sanción de la Ley de Ordenamiento Territorial, donde el uso del suelo, el agua y su tratamiento en el piedemonte mendocino fue uno de los temas de mayor trascendencia.

El hecho de que continúe el avance de las construcciones en esa zona expuesta a las amenazas aluvionales fue uno de los puntos que se trataron con mayor interés.

En ese sentido Nadia Rapali, miembro de la Agencia de Ordenamiento Territorial de Mendoza y moderadora del encuentro que unió a distintos sectores que gestaron la legislación, se pronunció al respecto en diálogo con MDZ.

"Hay muchos vecinos del piedemonte que saben que están en una situción de riesgo o que con sus construcciones ponen en riesgo al resto de la cuenca, es decir aguas abajo, pero también hay muchos que siguen comprando y siguen construyendo a pesar de la legislación", afirmó.

"En este caso hay dos procesos. Uno es regularizar lo que se ha hecho mal generando una mitigación para que no sea tan perjudicial para quienes viven allí y para los que estamos aguas abajo. Por otra parte hay que planificar el futuro del piedemonte con el tema del agua como principal desafío ya que si bien hay zonas de baja amenaza aluvional, tal vez no se puedan llevar las conexiones de agua potable, por ejemplo", aseguró.

Respecto a los avances en las construcciones y al futuro, aseveró: "Hay procesos que tendrán que definirse a través de la Justicia para evitar que la gente que está construyendo lo siga haciendo y de ahora en más intentaremos que lo que se pueda ocupar del piedemonte se ocupe bien".

Consultada sobre la relación de la ley y el avance de los desarrollos inmobiliarios en zonas rurales que en poco tiempo van mutando a urbanas, Rapali reconoció algunas falencias del estado: "Los barrios son de jurisdicción municipal, hacen lo que el municipio les ordena, presentan los estudios en tiempo y forma, venden cuando ya pueden hacerlo y si hacen algo mal es porque nadie se los marcó. Muchas veces el estado queda ausente en ese seguimiento, así como también hay personas que construyen de manera clandestina y esperan que el estado legalice todo al final"

"La ley de ordenamiento no está para demonizar ni para decir que no se puede construir más nada, si no para definir de qué manera se puede y los municipios han comenzado a adherir a ese espíritu", completó.

Mendoza cuenta con un 'Mapa de Amenazas Aluvionales'

Para esa correcta ocupación del piedemonte que menciona Rapali, será clave un estudio interdisciplinario dirigido por el ingeniero Víctor Burgos del Instituto Nacional del Agua, cuyo resultado fue el 'Mapa de Amenazas Aluvionales'.

"Estudiamos las cuencas con un enfoque físico, no municipal ni de límites jurisdiccionales para abordar la problemática de la amenaza aluvional ante eventos de precipitación y para tener un panorama del escenario actual y la respuestas que tendría el piedemonte", comenzó diciendo Burgos.

"El resultado principal fue un mapa de amenazas aluvionales, en el cuál se caracteriza el suelo en distintos grados de amenazas. Esto va a servir a los distintos municipios para sus planes de ordenamiento territorial y a la provincia para sus objetivos de planificación. Así mismo se entregaron propuestas, normativas y técnicas de cómo se debería urbanizar en el piedemonte si así se decide", amplió el ingeniero.

"Nosotros aportamos un compendio de información para ayudar a decidir sobre las construcciones en las mejores zonas o en las zonas con bajas amenazas, mientras que en zonas de alto grado de amenaza el riesgo es elevadísimo y las obras van a tener que ser muy grandes para reducir los riesgos", finalizó el investigador del INA.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?