Por qué es tan importante la merienda

María Jose Villanueva (MN 9327) y Florencia Brunello (MN 8779), las Lic.Nutrición, dan algunos consejos para no pasarnos por alto la hora de la merienda.

Redacción MDZ

¿cómo son tus desayunos?

mdz

Es todo un desafío poder concretar una merienda saludable con el ritmo de vida que llevamos pero tenemos que ser conscientes de que esta elección es vital. Sobre todo si estamos queriendo cambiar hábitos y más aún si estamos proponiéndonos un descenso de peso. Esta elección colabora a fraccionar las comidas en un orden lógico para no comer con hambre en ningún momento del día y no caer en un exceso de comida en la cena. Es claro que si nos salteamos alguna comida, sobre todo la merienda, vamos a sentir más hambre durante la cena y esto provoca que comamos de forma voraz.

Es beneficioso tener una rutina de horarios porque de lo contrario nuestro cuerpo se descompagina hormonal y emocionalmente. Con esto no nos referimos a merendar siempre en la misma hora, pero si a hacerla todos los días. Lo que no debería suceder es que estemos desde el almuerzo hasta la cena sin comer (ayuno prolongado) o picoteando alimentos no nutritivos (esto colabora con el aumento de masa grasa y mas cansancio). A largo plazo, este comportamiento nos cuesta muy caro porque las deudas de hambre se van a terminar pagando con comida, en algún otro momento del día/ semana. Estos son algunos beneficios de hacer la merienda:

Mantener los niveles de glucosa estables.

Permitir que nuestro metabolismo funcione de forma correcta.

Disminuir la ansiedad.

Evitar el picoteo.

Mantener nuestros kilos de masa muscular (con dietas extremas, o de hambre los kg de masa muscular suelen perderse de forma abrupta, en cambio teniendo rutina de horarios y comidas saludables logramos preservar esta masa muscular).

Nos ayuda a regularizar el colesterol en sangre.

Lo ideal es combinar al menos 2 de los 3 macronutrientes que existen (hidratos de carbono, proteínas y grasas). A continuación algunos ejemplos. Siempre una infusión a elección.

- Tostadas de pan integral (fuente de almidón: hidratos de carbono complejos de absorción lenta)+ queso untable o queso fresco (proteína).

- Granola (hidratos de carbono más fibra, idealmente sin azúcar agregada) + yogur descremado (proteína).

-Panqueques de avena con claras de huevo (almidón y proteína) + queso untable descremado.

- Fruta fresca (fibra, vitaminas mineras y azúcar simple) + frutos secos (grasas saludables).

- Tostadas de pan integral (almidón) + palta (grasas saludables).

- Huevos revueltos (proteína) + frutos secos (grasas).

Como moraleja, sepan que la merienda es 1 de las 4 comidas principales que necesita nuestro organismo para funcionar de manera correcta, no la salteen. Encuentren la forma, ya sea en el auto, en el trabajo, en casa o en un café. Esta es la clave y el momento bisagra del día.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?