Perlita: la resistencia botánica en lugares de Mendoza

Una perlita de la vida cotidiana: cuando la vegetación se resiste a quedarse dentro de los límites que los humanos les demarcamos. Unas imágenes como tantas más que podrás aportar.

Redacción MDZ

Una planta en el predio de la UNCuyo que no tolera los limites impuestos.

Mientras cada día la ciencia avanza más en torno al concepto de vida de las plantas, en la búsqueda de explicar la necesidad de una mayor empatía entre los humanos y el resto de las especies, animales o vegetales, una serie de fotos que -a modo de perlita- demuestran simbólicamente la resistencia de las plantas a los límites que pretendemos demarcarles los humanos.

Pero, ¿tienen consciencia las plantas? Cualquiera diría que "no", de golpe. Pero en enero, el neurobiólogo vegetal Stefano Mancuso presentó  en Chile, durante el Congreso Futuro, el corto documental "La consciencia de las plantas", un trabajo de la Fundación VTR Vive Chile.

“Tenemos un pasado común con las plantas” sentencia el experto al comienzo de la película. “Hemos subestimado su poder durante años”, agregó. A través de un viaje por bosques del sur de Chile, Mancuso invitó entonces a generar una nueva convivencia con la vegetación que nos rodea.

Haciendo eco de su teoría de los sentidos de las plantas, dijo que al dejar de verlas como entes pasivos, la vida cobra un nuevo sentido. “Cuando dicen que estamos destruyendo nuestro planeta no es verdad, porque somos incapaces de hacerlo. Lo que sí somos capaces es de destruir nuestra propia vida. Las plantas van a sobrevivir, porque son flexibles a estos escenarios, pero nuestra especie no”, afirmó.

Ahora, algunas imágenes que hemos ido recogiendo, como muchas otras que podrás compartir etiquetándonos en las redes de MDZ:

No hay límites:

De los dos lados del alambrado que circunda el predio de la UNCuyo, sobre Avenida Champagnat, una planta autóctona se mueve oronda y deja crecer a sus hijos a ambos lados del límite impuesto por la autoridad.

Una planta en el predio de la UNCuyo que no tolera los limites impuestos.
En perspectiva, la planta rebelde.

"No pasarán"

Aquí, uno de los antiguos portones de ingreso al antiguo hospital "Emilio Civit", sobre Avenida Libertador. Las plantas dicen que no, que no pasarán nunca más por allí. Resisten estoicas y cobran fuerza con el paso de los años:

El portón está; las plantas también y no quieren que se vuelva a abrir.

El puente verde

El predio está en venta. Es un lote en una buena zona de este desierto que se llama Mendoza. Sobre Boulogne sur Mer, la imaginación del hombre le abrió espacio a la vegetación y ésta, ya es una inmigrante arraigada. La casa ya no está habitada, pero las plantas se niegan a que algún humano vuelva a cruzar el puente para habitar allí:

El puente verde.

Vida

Te invitamos ahora, antes de que nos mandes más imágenes a nuestras redes, a ver el documental que mencionamos en la nota. Un buen disparador para repensar nuestra existencia en el planeta:

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?