Osos, pumas, monos: el estado del Ecoparque (Parte 1)

Desde que se decidió su cierre al público en 2016, para la gran mayoría de los mendocinos la situación que atraviesa el ex zoo provincial es un verdadero misterio. Pocos saben que todavía alberga una decena de osos pardos, cantidades de monos de distintas especies y otros casi 2.000 animales distintos que aún aguardan por su traslado. MDZ recorrió las instalaciones para poder mostrar, en primera persona, el presente y futuro de las obras. Mirá el video.

Avatar del Ignacio de Villafañe

Ignacio de Villafañe

Treinta y un hectáreas. O bien, trescientos diez mil metros cuadrados. Esa es la superficie sobre la cual se extiende el terreno que ocupa el ex zoológico de Mendoza sobre una de las caras del Cerro de la Gloria. Y el número queda demasiado corto para dar cuenta de la cantidad de obras de mantenimiento, acondicionamiento y protección animal que semejante patrimonio provincial implica.

El rebautizado Ecoparque fue cerrado al público a principios de 2016 y desde entonces, salvo por publicaciones periodísticas o comunicados oficiales, lo que ocurre adentro es un verdadero misterio para la enorme mayoría de los mendocinos. Pocos saben que dentro del mismo todavía quedan casi 2.000 animales, desde osos pardos -diez en total-, a monos aulladores, papiones y capuchinos -que se mueven con total libertad por el parque-, elefantes, cebras y otras tantas especies tanto silvestres como de corral.

Para entender cuál es el estado del ex zoo, por qué aún permanece cerrado, cómo viven sus habitantes y cuándo finalizará su dilatada reconversión a Ecoparque es necesario ver los datos con mayor profundidad. Además de las 31 hectáreas hay que tener en cuenta que el predio:

  1. Demanda el trabajo de 73 personas solamente para su mantenimiento y para el cuidado de los animales -lo que significa que una vez que este listo requerirá duplicar o triplicar su personal.
  2. Prevé para sus obras un costo de $ 250.000.000. Parte de este monto se desembolsará con licitaciones que se trataran próximamente y el resto deberá ser estudiado en 2020.
  3. Requiere personal especializado para cuidar, vacunar, monitorear y controlar la reproducción de más de 1.700 animales distintos, con pesos, enfermedades, dietas y necesidades distintas.

Y el panorama quedaría incompleto si dichos números no se ponen en contexto respecto a la complejidad de las tareas que implican: hay animales que debido a la superpoblación y condición silvestre jamás podrán ser derivados -como los monos papiones-, otros, de corral, que para dejar el ex zoo deben aguardar a la llegada de adoptantes dispuestos a someterse a los estrictos controles que el programa requiere -como las ovejas somalí, que tiempo atrás MDZ presentó en esta nota-, y hay especies que requieren cuidados tan intensivos que para lograr llevarlos a un santuario necesitan ser previamente entrenados por expertos extranjeros -tal es el caso de los elefantes.

Una tarea titánica que no se detiene en las obras grandes sino que también debe avocarse a la refacción de todo el tendido eléctrico, el mantenimiento de los bosques de pinos, la reparación de los caminos, el reforzamiento de algunas jaulas, el acarreo de guano y la selección de adoptantes.

Te invitamos recorrer junto a la directora del parque, Mariana Caram, las instalaciones del predio en el video. Se trata de la primera entrega de las dos que conforman este especial de MDZ sobre el Ecoparque.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?