Un boxeador asesinó a puñaladas a su pareja en La Pampa

El violento hecho se registró el martes a la madrugada en una vivienda de General Pico. Los tres hijos de la mujer dormían en la habitación de al lado cuando se produjo el crimen.

mdz policiales

Un boxeador asesinó a puñaladas a su pareja en La Pampa.

Facebook

Una mujer de 30 años fue asesinada a puñaladas por su pareja en la ciudad pampeana de General Pico. El femicida es un boxeador que le confesó el crimen a un familiar, quien lo denunció a la Policía.

Valeria Coggiola era madre de tres hijos de tres, doce y trece años, que dormían al momento en el que ella fue atacada en su vivienda en General Pico, La Pampa.

De acuerdo a la investigación, todo comenzó en la madrugada de este martes en una casa ubicada en calle 106 entre 23 y 25, en el barrio El Molino. La mujer se encontraba acompañada de su pareja, el boxeador Enzo Gauna (de 27 años), que la mató a puñaladas.

Según las averiguaciones, una hora después de cometido el crimen de Coggiola, Gauna se fue (con su ropa aparentemente manchada con sangre) hasta la vecina localidad de Catriló, donde él reside, y allí le contó a un familiar lo que había hecho.

Ante esta situación el pariente realizó la denuncia a la Policía, por lo que efectivos de la fuerza y funcionarios judiciales detuvieron al asesino y se trasladaron hasta la vivienda de la víctima, donde la encontraron en el piso junto al cuchillo utilizado para matarla.

En la causa intervienen el fiscal general Armando Agüero, los fiscales de Delitos contra las Personas y de Género Ivana Hernández, Guillermo Komarofky y Soledad Forte; y el juez de Control Alejandro Gilardenghi; mientras que en las diligencias actuaron efectivos de la Unidad Regional II de la Policía pampeana, a cargo del comisario general Daniel Omar Guinchinau.

"Los menores estaban durmiendo en otra habitación (al momento del crimen)", explicó el fiscal general Agüero, y agregó que los hijos de la mujer asesinada comenzaron a gritar cuando se produjo el hallazgo, tras lo cual fueron retirados del lugar y puestos al cuidado de su abuela materna.

El funcionario indicó que hasta el momento no se constataron denuncias formales contra el ahora acusado por hechos previos de violencia de género en la jurisdicción de General Pico.

Valeria Coggiola era madre de tres hijos de tres, doce y trece años, que dormían al momento en el que fue atacada por su pareja.

De acuerdo a la investigación, todo comenzó en la madrugada de este martes en una casa ubicada en calle 106 entre 23 y 25, en el barrio El Molino. La mujer se encontraba acompañada de su pareja, el boxeador Enzo Gauna (de 27 años), que la mató a puñaladas.

Según las averiguaciones, una hora después de cometido el crimen de Coggiola, Gauna se fue (con su ropa aparentemente manchada con sangre) hasta la vecina localidad de Catriló, donde él reside, y allí le contó a un familiar lo que había hecho.

Ante esta situación el pariente realizó la denuncia a la Policía, por lo que efectivos de la fuerza y funcionarios judiciales detuvieron al asesino y se trasladaron hasta la vivienda de la víctima, donde la encontraron en el piso junto al cuchillo utilizado para matarla.

En la causa intervienen el fiscal general Armando Agüero, los fiscales de Delitos contra las Personas y de Género Ivana Hernández, Guillermo Komarofky y Soledad Forte; y el juez de Control Alejandro Gilardenghi; mientras que en las diligencias actuaron efectivos de la Unidad Regional II de la Policía pampeana, a cargo del comisario general Daniel Omar Guinchinau.

"Los menores estaban durmiendo en otra habitación (al momento del crimen)", explicó el fiscal general Agüero, y agregó que los hijos de la mujer asesinada comenzaron a gritar cuando se produjo el hallazgo, tras lo cual fueron retirados del lugar y puestos al cuidado de su abuela materna.

El funcionario indicó que hasta el momento no se constataron denuncias formales contra el ahora acusado por hechos previos de violencia de género en la jurisdicción de General Pico.

La información preliminar indica que todo comenzó el martes a la madrugada en una casa ubicada en calle 106, entre 23 y 25, en el barrio El Molino de General Pico. La mujer se encontraba acompañada de su pareja, el boxeador Enzo Gauna (27), quien en un momento la atacó a puñaladas y le provocó la muerte.

Una hora después de cometido el crimen, Gauna se fue (con su ropa manchada con sangre) hasta la vecina localidad de Catriló, donde él reside, y allí le confesó a un familiar lo que había hecho.

Ante esta situación, el familiar del femicida realizó la denuncia a la Policía, por lo que efectivos de la fuerza y funcionarios judiciales detuvieron al asesino y se trasladaron hasta la vivienda de la víctima, donde la encontraron en el piso junto al cuchillo utilizado para matarla.

En la causa intervienen el fiscal general Armando Agüero, los fiscales de Delitos contra las Personas y de Género Ivana Hernández, Guillermo Komarofky y Soledad Forte; y el juez de Control Alejandro Gilardenghi; mientras que en las diligencias actuaron efectivos de la Unidad Regional II de la Policía pampeana, a cargo del comisario general Daniel Omar Guinchinau.

"Los menores estaban durmiendo en otra habitación (al momento del crimen)", explicó el fiscal general Agüero, y agregó que los hijos de la mujer asesinada comenzaron a gritar cuando se produjo el hallazgo, tras lo cual fueron retirados del lugar y puestos al cuidado de su abuela materna.

El funcionario indicó que hasta el momento no se constataron denuncias formales contra el ahora acusado por hechos previos de violencia de género en la jurisdicción de General Pico.

En la causa intervienen el fiscal general Armando Agüero, los fiscales de Delitos contra las Personas y de Género Ivana Hernández, Guillermo Komarofky y Soledad Forte; y el juez de Control Alejandro Gilardenghi; mientras que en las diligencias actuaron efectivos de la Unidad Regional II de la Policía pampeana, a cargo del comisario general Daniel Omar Guinchinau.

"Los menores estaban durmiendo en otra habitación (al momento del crimen)", explicó el fiscal general Agüero, y agregó que los hijos de la mujer asesinada comenzaron a gritar cuando se produjo el hallazgo, tras lo cual fueron retirados del lugar y puestos al cuidado de su abuela materna.

El funcionario indicó que hasta el momento no se constataron denuncias formales contra el ahora acusado por hechos previos de violencia de género en la jurisdicción de General Pico.

"Los hijos estaban durmiendo en otra habitación al momento del crimen", explicó el fiscal general Agüero, y agregó que los chicos comenzaron a gritar cuando se produjo el hallazgo, tras lo cual fueron retirados del lugar y puestos al cuidado de su abuela materna.

El funcionario indicó que hasta el momento no se constataron denuncias formales contra el ahora acusado por hechos previos de violencia de género en la jurisdicción de General Pico.

El funcionario indicó que hasta el momento no se constataron denuncias formales contra el acusado por hechos previos de violencia de género en la jurisdicción de General Pico.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?