#Perlita: Menos ritual y más justicia

Innecesariamente, muchas veces la justicia se hunde en la solemnidad que no solo parece no ser garante de que sea justa, sino simplemente, de cumplir con viejos rituales que se han ido pasando como prácticas entre diversas generaciones.

Redacción MDZ

Dormido en la audiencia.

A veces no hace falta un auditorio lleno y una conferencia magistral para presentar los temas que deben ser reformados o actualizados al presente. Eso ya ha sucedido en casi todos los asuntos que jamás cambiaron, a pesar de fuertes inversiones en reuniones que buscaban generar mecanismos para el cambio.

Hay un juez que se llama Mario Juliano que lo sintetizó en un tuit que inclusive no ocupó toda la disponibilidad de caracteres que necesitaba. Juliano -según su biografía- Tribunal en lo Criminal 1 de Necochea, estudió Derecho primero en la Universidad de Buenos Aires y después en Mar del Plata.

La revista Anfibia trazó un perfil del magistrado acorde a lo que es, según quienes lo conocen y frecuentan:  Este juez penal del interior bonaerense ganó notoriedad hace unos años cuando fue presentado en algunos medios como el juez “polémico” que pretendía que las personas detenidas pudieran tener teléfonos celulares. Hoy, salvo motivos fundados, como haber recibido condena por “crimen organizado”, un detenido debería tener acceso a un celular o internet. “La incomunicación contemporánea (prohibida por ley) no es meter a un individuo en un calabozo. Es impedirle el acceso a la telefonía e internet”, explica Juliano. “La telefonía es un instrumento pacificador e las prisiones”, dice el juez y agrega un dato más: El 80% de la población penitenciaria está en posesión clandestina de telefonía celular. “Ignorarlo es querer tapar el sol con las manos”.

Al grano

Pues bien, dicho esto, lanzó el viernes un tuit bastante franco, que todos quienes han transitado tribunales desde cualqueira de la sposiciones podrá afirmar que es verdad. Dijo en él: "Podríamos comenzar a jugar a lo siguiente: que fiscales y defensores le hablen a las juezas y jueces como si fueran jurados. En forma sencilla, abreviada, sin solemnidades, sin hacer farragosas citas de doctrina y jurisprudencia". Y la foto posteada -que además es la portada de esta #perlita- es lo suficientemente elocuente como para otorgarle una gran cuota de razón.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?