Ningún policía quedó detenido por el tiroteo entre federales y bonaerenses

Ningún policía quedó detenido por el tiroteo entre federales y bonaerenses

El fiscal a cargo de la causa, José Calonge, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Violencia Institucional, dispuso que los efectivos sean debidamente identificados y notificados de que deben estar a disposición en el marco del expediente.

La Justicia de Azul resolvió que por ahora no quede detenido ninguno de los policías que intervino en el tiroteo ocurrido el jueves en esa ciudad bonaerense, donde dos de ellos resultaron heridos, hasta tanto se determine cuál fue la responsabilidad de cada uno en el enfrentamiento, informaron hoy fuentes judiciales.

El fiscal a cargo de la causa, José Calonge, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Violencia Institucional, dispuso que los efectivos sean debidamente identificados y notificados de que deben estar a disposición en el marco del expediente.

Según las fuentes consultadas por Télam, hasta ahora se pudo verificar que sólo dos policías dispararon, pero en base a lo que surja de las declaraciones de testigos y de la cámara de seguridad de la estación de servicio donde ocurrió el enfrentamiento, se va a terminar decidiendo la tipificación del delito y a quién se imputa.

“Se necesita más prueba, está muy en el filo la situación de uno y de otro policía. Por eso sólo estuvieron demorados y nunca llegaron a ser aprehendidos. No se sabe quién de los dos actuó en legítimo uso de la fuerza”, agregó el vocero.

Se trata del cabo de la Policía Federal (PFA) Sergio Ferreira, quien recibió dos balazos, uno en la rodilla derecha y otro en el tobillo izquierdo, y ya fue dado de alta, y del teniente primero de la DDI de Azul Diego Coronel, quien fue baleado en el estómago y en un glúteo, y continuaba internado en terapia intensiva pero “estable”.

Algunas de las medidas ordenadas por la fiscalía son el secuestro de las pistolas de ocho policías que estaba en el lugar; la declaración de varios testigos que estaban al momento del hecho, entre ellos efectivos de la Policía Vial que no intervinieron en el tiroteo; y el análisis exhaustivo de las imágenes de la cámara de seguridad de la estación de servicio.

La clave de la pesquisa es determinar qué hacía cada grupo de policías y por qué se dio la confusión del tiroteo.

El hecho ocurrió cerca de las 8 del jueves último en una estación de servicio YPF situada a la altura del kilómetro 301 de la ruta nacional 3, en Azul, a unos 300 kilómetros de la Capital Federal.

Allí, se produjo un enfrentamiento entre efectivos de DDI Azul y de la delegación que la PFA tiene en esa ciudad bonaerense, quienes estaban en sus respectivos autos de civil y sin ningún tipo de identificación siguiendo a un camión.

Algunas fuentes indicaron que desde el Juzgado Federal de Azul se había ordenado realizar escuchas directas a través de la PFA para dar con el dueño del vehículo, que no era el chofer que lo manejaba en ese momento.

Otros voceros informaron que el camionero declaró como testigo que al notar que era seguido por un Ford Focus, llamó a un policía amigo desde su celular para decirle que creía que lo iban a asaltar y por eso llegó el auto no identificable de la DDI.

Ahora la Justicia investiga si el enfrentamiento se produjo cuando intentaban detener a un hombre acusado de narcotráfico, por el llamado del camionero que creyó que iba a ser asaltado o por ambos motivos.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?