Manejaba borracho y atropelló y mató a su primo

El insólito hecho se registró en la ciudad salteña de Aguas Blancas y fue registrado en video por el conductor de un vehículo que pasaba por la zona.

mdz policiales

Una trágica coincidencia se registró en las últimas horas en las inmediaciones de la ciudad salteña de Aguas Blancas. Un hombre que conducía alcoholizado atropelló y mató a un motociclista que circulaba en dirección contraria. Lo curioso es que la víctima era nada menos que su primo y hermano de quien lo acompañaba en el vehículo.

El insólito hecho se registró el sábado a la tarde sobre la Ruta 50, a la altura de Aguas Blancas y fue registrado en video por los ocupantes de un auto que circulaba en la zona.

En las imágenes se puede observar cómo el conductor de un auto blanco, llamado Fabián Sarmiento, circulaba por la ruta con claros signos de estar alcoholizado: el vehículo pasaba de un carril al otro y le resultaba imposible poder mantenerse en su carril.

Junto a Sarmiento viajaba uno de sus primos, Samuel Jaime, quien se desconoce si también había consumido alcohol antes de que ambos se subieran al auto.

En un momento del video, se ve cómo el vehículo se desvía hacia la izquierda e invade el carril contrario. Fue entonces cuando el auto blanco impacta de frente a un motociclista. 

Segundos después del impacto, ambos integrantes del vehículo se bajaron y comprobaron que la víctima, que yacía sin vida sobre el asfalto, era Joel Jaime, nada menos que el hermano de Samuel y el primo de Sarmiento, el conductor del auto.

Según indicaron testigos, Samuel Jaime comenzó a pegar gritos desaforados al constatar que la víctima mortal era su propio hermano. De acuerdo a lo informado por El Tribuno, Sarmiento había estado consumiendo bebidas alcohólicas desde el mediodía en su domicilio y había decidido hacerle el favor a su primo Samuel de trasladarlo en auto a la ciudad de Orán. Además, se constató que el vehículo con el que se protagonizó el accidente no era de su propiedad: era de otro individuo, que lo había contratado a Sarmiento para que trabajara como remisero.

Por su parte, Sarmiento fue trasladado por una comitiva de la División Homicidios a la fiscalía de Graves Atentados contra las Personas. Fue allí donde se comprobó que el conductor registraba unos 3,56 gramos de alcohol en sangre, siete veces por encima del límite permitido. Según expertos, ese estado supone encontrarse al borde de la intoxicación etílica.

La fiscalía determinará hoy si se imputa finalmente al conductor por el delito de "homicidio simple con dolo eventual". En principio, Sarmiento permanecerá privado de su libertad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?