El enfermero fue asesinado a media cuadra de un destacamento

Ocurrió el domingo a la madrugada en la calle Olaya de Tomba. Matías Sosa (30) fue ultimado de un disparo en la sien. En la misma calle, a pocos metros del lugar del crimen, hay una dependencia policial en la que nunca hay presencia de efectivos. 

mdz policiales

Matías Sosa murió en la madrugada del domingo. Los vecinos de la calle Olaya de Tomba se despertaron por la balacera y el estudiante de enfermería perdió la vida debido a un disparo en la sien.

Los tiros (más de cuatro, según los testimonios) provocaron susto, pero la situación no era nueva. En esa zona del barrio Sardi son bastante frecuentes los disturbios y los procedimientos antidroga. La muerte tampoco es noticia.

En 2012, en Olaya de Tomba y Groussac, durante una fiesta en una casa, un joven de 19 años (Franco Díaz) fue asesinado de un tiro. El disparo salió de un arma policial y el efectivo responsable de haber tirado (Walter García) fue condenado a cadena perpetua un año después.

A pesar de que el autor del crimen había sido un policía, los vecinos pidieron presencia de la fuerza para bajar la inseguridad y la violencia. Ante estos planteos, se abrió un destacamento policial enfrente de la vivienda en la que murió Díaz.

Sin embargo, nunca, o casi nunca, hay policías en ese lugar. Es apenas un inmueble pintado, con un cartel oficial que lo identifica como el destacamento del barrio Sardi.

El crimen de Sosa se produjo, además, a pocas cuadras de la flamante comisaría Séptima de Godoy Cruz, que ahora se ubica frente al parque San Vicente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?