El "Tío Mario" fue condenado a 35 años de prisión por abusar y corromper a 5 sobrinos

La Sala I de la Cámara Penal de San Juan lo encontró culpable de corromper a los hijos de sus hermanos cuando eran menores de edad. A lo largo del juicio las víctimas ofrecieron detalles del horror que padecieron por parte del "Tío Mario", un albañil de 51 años. 

redacción mdz

ya condenado, el pedófilo es trasladado a su celda. 

diario de cuyo

El juez Raúl Iglesias, de la Sala I de la Cámara Penal de San Juan, condenó al "Tío Mario" a 35 años de prisión  por encontrarlo culpable de violar y corromper a cinco sobrinos.

La fiscal Ana Lía Larrea había pedido esa pena tras haber escuchado el testimonio de testigos, psicólogos, informes médicos y otras tantas pruebas que acreditaron que por una década el hombre de 51 años se aprovechó de la confianza de sus cuñadas para someter sexualmente a cinco de sus sobrinos menores de edad.

El albañil se ganaba a los niños con regalos y otras artimañas para abordarlos con manoseos y concretar así sus depravados propósitos.

El defensor, Horacio Merino, había solicitado la absolución de su cliente por considerar que, en su opinión, fue blanco de una conspiración familiar para perjudicarlo.

Las dolorosas confesiones

Según relata Diario de Cuyo, el caso estalló el 9 de abril del año pasado en una casa de la localidad de Rawson. Ese día, una mujer, madre de dos niñas que tenían 15 y 13 años y un varón de 11, le pidió a su cuñado que le diera una mano con la pinchadura de una rueda de su moto.

El sujeto accedió, pero al volver y antes de entrar la mujer notó extraño diálogo con su hija de 13 años, a la que el sujeto recriminaba "no cumplirle y mandársela con los pendejos del barrio".

El pedófilo pudo zafar de las explicaciones que le pidió su cuñada, pero la niña no: entre lágrimas le contó que su "tío Mario" abusaba de ella y que le había regalado un teléfono para pedirle fotos desnuda.

Su hermana de 15 escuchó esa impactante revelación y reconoció que a ella también le había ocurrido lo mismo. Más tarde se sumó el hermano de las chicas y otros dos primos, una nena de 13 años y un varón de 16 que era, además, ahijado del acusado y quien dijo haber sido sometido entre los 7 y los 12 años.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?