Chesi: Gil Pereg "me pagaba las armas con efectivo de a puñados"

Para el vendedor de armas Aldo Chesi, Gil Pereg, acusado de matar a su madre Pyrhia Sarusi (63) y su tía, Lily Pereg (53), "era una persona normal". Contó su relación con él y cómo le pagaba las 11 armas que le compró. Los detalles de una vinculación "a través del mostrador". "Para comprar un arma hay que tener más de 21 y tener un bono de sueldo, no ser un vaguito, tiene que demostrar un bono de sueldo", explicó a la hora de referirse a los requisitos para registrar legalmente un arma.

redacción mdz

Aldo Chesi.

"No tengo la fecha exacta pero desde hace unos siete años" Nicolás Gil Pereg se vinculó a la armería El Tirolés, dijo el armero Aldo Chesi. "Me llamó la atención de que compraba muchas armas pero no iba al Tiro Federal a practicar", comentó en diálogo con MDZ Radio. Y completó su idea sobre por qué: "Hay gente a la que le gusta coleccionar armas; la cantidad de armas que tenga un ciudadano no lo hace un asesino", opinó. Indicó que "me contó que era militar y como no tenía la ciudadanía argentina la tuvo que obtener para poder comprarlas y registrarlas".

Confirmó asimismo que el viernes pasado, ya investigado por la Justicia, "estuvo en mi local porque quería comprar un arma de aire comprimido porque la policía le había secuestrado todo. Me dijo: 'Quiero tener algo por si entran ladrones'", relató el vendedor de armas mendocino. "Yo le dije que ese tipo de armas las busque en una juguetería o que se hiciera una de madera", contó.

Agregó que "no es común (que la gente tenga tantas armas) pero en Mendoza hay muchísima gente que tiene muchas armas". "Para comprar un arma hay que tener más de 21 y tener un bono de sueldo, no ser un vaguito, tiene que demostrar un bono de sueldo", explicó a la hora de referirse a los requisitos para registrar legalmente un arma. Sobre la entrega del arma, Chesi dijo que "yo no podría entregar un arma si no lo autoriza el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos", poniendo énfasis en la segunda tarea del nombre del área estatal.

"Este -dijo en referencia al caso de Gil Pereg- es un caso excepcional".

"Él compraba especialmente armas brasileñas, calibre 9 milímetros o 40. Tendría que mirar en la computadora... pero nosotros le vendimos 11 armas, pero tenía 45 porque compraba en Buenos Aires", informó Chesi.

"Es inolvidable porque medía 2,6 metros, había estado en el ejército israelí y quería jugar al básquet por lo que le dije que fuera al Club Macabi, en donde quería firmar contrato sin ser probado, pero lo sacaron corriendo", dijo.

Aclaró luego que "lo conocí a través del mostrador. Yo no era su amigo, no lo invité al Tiro Federal ni a comer". Admitió que la fiscal del caso, Claudia Ríos, "me invitó a charlar el primer día y tiene un equipo calificado a su alrededor. Extraordinariamente bien es la señora que me causó una impresión muy favorable. No fue una declaración sino que le ofrecí información".

"Para mí -dijo- era una persona normal que producto de algo se le produjo un desequilibrio. Yo tengo 77 años, he vendido miles de armas junto con mi hermano y si yo tuviera que manejar lo legal lo haría con muchísima simplicidad: como se saca el pasaporte, todo digitalizado", indicó.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?