Caso Sheila Ayala: declaró el tío de la víctima y acusó a un primo

La investigación del homicidio de Sheila Ayala, la chica de 10 años asesinada hace más de un año en un complejo habitacional de la localidad bonaerense de San Miguel, tuvo un giro inesperado en las últimas horas. Fabián Ezequiel González Rojas, el único detenido y tío de la víctima, pidió declarar y acusó a un familiar por el crimen.

Redacción MDZ

El tío de Sheila Ayala (10) pidió declarar y acusó a un primo suyo por el crimen.

La Nación.

La investigación del homicidio de Sheila Ayala, la chica de 10 años asesinada hace más de un año en un complejo habitacional de la localidad bonaerense de San Miguel, tuvo un giro inesperado en las últimas horas.

Fabián Ezequiel González Rojas, esposo de Leonela, tía de la víctima, declaró y señaló a un familiar suyo como presunto autor del asesinato de la niña, ocurrido el 14 de octubre de 2018.

Hasta el momento, González Rojas, de nacionalidad paraguaya, es el único detenido por el hecho y está acusado de asesinar a la niña tras intentar abusar de ella.

Según consigna La Nación, en las últimas horas González Rojas pidió declarar y apuntó contra un primo suyo, de apellido Suárez, como el autor del asesinato de Sheila.

"Ese domingo estaba en mi casa tomando tereré. En el predio estaban mi primo, su esposa y sus hijas. También vi a mi sobrina Sheila. Pero en un momento entré en mi casa a picar hielo para enfriar el agua y escuché una discusión. El único que gritaba era mi primo. Cuando salí, los chicos no estaban más. Sheila no estaba más", declaró González Rojas.

Sheila había desaparecido el 14 de octubre de 2018 mientras jugaba en el patio del complejo habitacional conocido como Campo Tupasy, situado en Salguero y Aristóbulo del Valle de la localidad bonaerense de San Miguel.

"Después vi que mi primo estacionó la camioneta de culata hacia la puerta de su casa. En un momento vi que sacó algo envuelto en una bolsa negra y lo puso dentro de la camioneta. Salió del predio y regresó una hora después", agregó el imputado.

Al tratarse de una declaración indagatoria, el acusado no está obligado a decir la verdad. Por lo tanto sus dichos y la imputación del nuevo sospechoso no tienen el valor de prueba.

"No vi cómo fue el hecho, pero vi cómo mi primo sacó el cuerpo de su casa. Me quedé en shock, paralizado, y no pude hacer nada", agregó González Rojas.

González Rojas fue detenido el mismo día del hallazgo del cuerpo junto a su esposa Leonela, la tía de Sheila. La mujer, que estaba embarazada, tuvo el bebé 48 horas después en el hospital local y fue liberada dos meses después, al probar que no estaba en el predio cuando mataron a su sobrina.

El departamento en el que vivía González Rojas está en el primer piso del complejo y a pocos metros del hueco entre medianeras. Los investigadores sospechan que arrojó el cuerpo desde la baranda del pasillo. Esta presunción se fundó en las fracturas post mortem que los forenses hallaron en el cadáver.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?