Llevó una prostituta a un hotel: no le pagó, la golpeó y quiso asfixiarla con un precinto

Llevó una prostituta a un hotel: no le pagó, la golpeó y quiso asfixiarla con un precinto

Un joven de 22 años acordó con una trabajadora sexual acudir a un hotel para mantener relaciones, pero una vez allí el cliente no solo no le quiso pagar, si no que comenzó a golpearla e intentó matarla con un precinto plástico que le colocó en el cuello.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Un joven de 22 años de la ciudad de Santa Fe fue imputado con prisión preventiva por haber intentado matar a una trabajadora sexual con la que había acordado un encuentro, informaron hoy fuentes judiciales. El hecho ocurrió en un hotel ubicado en la zona de la Terminal de Ómnibus de la capital de esta provincia el último miércoles por la noche.

Las fiscales Cristina Ferraro y Jorgelina Mosser Ferro acusaron al joven, identificado por sus siglas como M.E.L, de intentar matar a la mujer mediante asfixia con precintos plásticos y luego con sus manos, según detallo el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

“El imputado acordó con la víctima pagarle dinero a cambio de tener relaciones sexuales y fueron a un hotel ubicado en la zona de la Terminal de Ómnibus de la ciudad de Santa Fe”, explicaron las fiscales.

Ferraro y Mosser Ferro detallaron que, “de acuerdo a lo denunciado por la víctima, el hombre comenzó a asfixiarla con un precinto de plástico y luego siguió haciéndolo con las manos”. Según explicaron, como consecuencia de los forcejeos los dos cayeron de la cama en la que estaban al piso “y el imputado golpeó a la mujer, mientras continuaba asfixiándola”.

Las acusadoras plantearon en la audiencia imputativa que “el hombre investigado actuó con conocimiento de lo que hacía, y asumiendo y aceptando como posible el resultado muerte de la mujer”. Por eso, solicitaron que sea imputado por la figura de tentativa de homicidio calificado por haber sido cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género, es decir, femicidio.

Las fiscales precisaron que “el ataque fue producido en un contexto de violencia de género no íntimo, a raíz de que no había una relación previa entre ambos”.

“No obstante –abundaron- estuvo caracterizado por el abuso físico y la vulnerabilidad de una trabajadora sexual que estaba sola, en horas de la noche, y sin posibilidad de defenderse del ataque de un extraño”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?