Caso Aliaga: dictaron prisión preventiva para los cuatro sospechosos

Caso Aliaga: dictaron prisión preventiva para los cuatro sospechosos

La Justicia Federal decidió mantener tras las rejas a Diego Barrera, Bibiana Sacolle y los hijos de la mujer, Gastón y Lucas Curi. Se los acusa de secuestrar al empresario Diego Aliaga, quien permanece desaparecido desde el 28 de julio. El expediente ya ocupa más de 1.200 fojas.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

El expediente tiene unas 1.290 fojas y ni siquiera los abogados lo conocen exhaustivamente. Sin embargo, el juez federal Marcelo Garnica cree que hay motivos suficientes para mantener tras las rejas a los cuatro imputados por la desaparición del empresario Diego Aliaga (51), de quien se desconoce el paradero desde el 28 de julio.

Así lo definió el magistrado este miércoles. En consecuencia, Diego Barrera (50), Bibiana Sacolle (46) y los hijos de la mujer, Gastón (28) y Lucas Curi (26) seguirán detenidos mientras avanza la investigación que lleva adelante el fiscal Fernando Alcaraz.

La preventiva se aplica cuando se cree que los acusados pueden escaparse o entorpecer la pesquisa en caso de recuperar la libertad, y suele estar relacionada con indicios que -a los ojos del juez- comprometen a los imputados

En diálogo con MDZ, fuentes allegadas a la defensa contaron que por la magnitud de la causa aún no han podido consultar los escritos en detalle. "Conseguimos el archivo digital. Pero son tantas hojas, que hemos tenido que mandar a imprimir todo y nos iban a entregar el material recién hoy", comentaron.

Respecto a la preventiva, la defensa analiza con cautela los pasos a futuro. Si encuentra la forma, podría apelar y requerir que Barrera y los suyos salgan de la prisión.

Extensa búsqueda

Aliaga y Barrera tenían algunos negocios juntos. El 28 de julio quedaron en reunirse para ir a ver una propiedad en Rodeo de la Cruz (Guaymallén), donde pensaban abrir una clínica de rehabilitación. Aliaga salió de su casa en Palmares -se cree que junto a una trabajadora sexual- y luego su rastro se pierde. Se dice, eso sí, que tiempo después Barrera ingresó en ese barrio privado a bordo de la camioneta que estaba usando el hombre desaparecido.

Todavía resta desentrañar por qué usó el auto de su socio, y qué fue a hacer a esa vivienda. 

¿Y Aliaga? Es el gran interrogante. En un momento, alguien llamó a la familia para pedir un millón de dólares a cambio de la liberación del empresario. Por eso el hecho se investiga como secuestro extorsivo. Igual, nunca más llamaron.

El fiscal Alcaraz ha solicitado numerosos allanamientos. Uno fue en la mencionada propiedad de Rodeo del Medio, otro en un galpón de la 4ta sección de Ciudad, otro en una casa de Las Heras y otro larguísimo que se concretó en la casa del barrio Dalvian donde habitaban Barrera y su familia.

La semana pasada, por otra parte, se realizó un rastrillaje con camionetas, perros, motos y hasta drones en la zona de La Crucesita e incluso piedemonte adentro, para ver si se daba con nuevos datos. Se desconoce si se produjo allí algún hallazgo de relevancia. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?