Una familia decidió contagiarse de coronavirus y ahora vive encerrada

Una familia decidió contagiarse de coronavirus y ahora vive encerrada

Convencidos de que se iban a infectar todos, los miembros de una familia de Isidro Casanova (Prov. de Buenos Aires) tomaron la decisión de contraer Covid-19. Pero pasó un mes, algunos no se contagian y ahora tampoco pueden salir. Han quedado a merced de la buena voluntad de los vecinos.

Facundo García

Facundo García

Una familia de Isidro Casanova (Prov. de Buenos Aires) resolvió contagiarse de coronavirus para "no tener que hacer la cuarentena en etapas". La decisión involucró a 11 personas y se les ocurrió cuando Ayelén Maristain (28) supo que su bebé estaba infectado.

Entonces, en lugar de cuidarse, lo que hicieron fue llenar de arrumacos al niño para ver si les pegaba el virus. ¿El objetivo? Hacer el aislamiento una sola vez y no varias, ya que pensaron que una infección "en tandas" iba a complicar la economía del hogar. En los últimos días, sin embargo, la experiencia se ha tornado sombría, porque algunos no se contagian pero tampoco pueden salir a la calle.

Según explicó Ayelén a Diario Popular, el punto de inflexión fue una visita de su hermano. "Fue el 12 de junio. Vino para traerle mercadería a nuestra mamá, Estela. Había pasado un montón de días sin contacto. Se cuidó muchísimo, no hubo abrazos, ni besos. Estuvo apenas un ratito. Pero aunque no lo sabía, él ya era positivo".

"Le dimos besos con el objetivo de infectarnos"

Aislados

A partir de ese contacto empezaron las dudas. El hijo de la mujer tiene 8 meses y el 21 de junio comenzó a mostrar síntomas. La familia llamó a la línea 148 para pedir instrucciones. Fueron derivados a un hospital y -análisis mediante- los llevaron a casa para que hicieran el aislamiento. "Nos faltó información. Ahí fue cuando tomamos la decisión de contagiarnos todos. Y lo que hicimos fue abrazar al bebé, darle besos, que por supuesto le encantan, pero esta vez con el objetivo de infectarnos".

Hasta ayer, solo tres habían conseguido contagiarse

Lo que siguió fue un encierro colectivo. Once personas bajo llave. Hasta ayer, solo tres habían conseguido infectarse, otros ocho seguían tratando...compartiendo vasos, tosiendo y vaya a saber con qué otros métodos. Los vecinos les hacen las compras y ayudan. "No tuvimos otra alternativa, porque no podemos estar meses sin poder trabajar en continuo aislamiento", argumentó la mujer.

De todos modos, en una entrevista que dio a Radio Rivadavia en la mañana de este martes, Ayelén sonaba más ansiosa: "pedimos que nos hagan algo para poder salir a trabajar. Hace un mes que estamos así. Totalmente encerrados. No salimos ni para comprar",

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?