Su pareja la prendió fuego, sobrevivió y cuenta su calvario

Su pareja la prendió fuego, sobrevivió y cuenta su calvario

Una mujer de 28 años fue prendida fuego por su pareja cuando tenía alzada a su bebé y estaba al lado de su otra hija de 3 años. El agresor la roció con alcochol y la prendió con un encendedor tras una discusión porque la mujer se negaba a que él se llevara a las nenas.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Una mujer de 28 años fue prendida fuego por su pareja el sábado pasado tras una discusión y cuando tenía a uno de sus hijos alzado, pero logró sobrevivir de milagro pese a las graves quemaduras y contó sobre la salvaje agresión sufrida.

Según relató Cintia García, la víctima, Maximiliano Cayumil, quien se encuentra detenido y acusado de "tentativa de homicidio", la prendió fuego en medio de una discusión que mantenían delante de los menores de edad.

"Nunca pensé que iba a hacer eso. Me roció y fue a buscar un encendedor, con mi nena al lado y la bebé a upa", contó la víctima sobre el dramático momento al medio LU2.

De acuerdo a su testimonio, hacía un tiempo que venía sufriendo amenazas por parte de Cayumil, con respecto a que iba a suicidarse, que la iba a matar o que se iba a llevar a la bebé de ambos de 5 meses. También describió que no la dejaba tener amigas y que le prohibía usar el celular.

Sobre el dramático momento del atataque, Cintia dijo: "La termino de amamantar a la beba, la pongo al lado de la cama y mi otra hija, de 3 años, estaba al lado mío. Fue a agarrar a la bebé y le dije que no se la iba a llevar, me amenazó con prenderme fuego y yo creí que no lo iba a hacer. Pero me roció con el alcohol de la bebé con el que le hacía las curaciones en el ombligo, buscó un encendedor y me prendió fuego", aseveró.

El hecho comenzó pasadas las 16.50 del último sábado cuando la víctima identificada como Cintia García de 28 años se hallaba con Cayumil en el interior de una vivienda ubicada en la calle Morel al 400 del barrio 5 de Abril de Bahía Blanca.

García relató que una vecina que escuchó los gritos de desesperación fue la que la asistió, la puso bajo la ducha y la salvó de morir quemada, le contó a La Nueva.

Si bien debido a la pandemia de coronavirus (orthocoronavirinae) ya volvió a su casa, continúa haciéndose curaciones en el Hospital Penna y dijo que "mucha gente" la está acompañando.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?