La mendocina muerta en San Luis tenía "signos de autodefensa"

La mendocina muerta en San Luis tenía "signos de autodefensa"

Florencia Morales (39) fue detenida por violar la cuarentena en Santa Rosa de Conlara. Unas horas después apareció muerta en una celda y dijeron que se había suicidado. Sin embargo, un nuevo informe forense indica que presentaba lesiones defensivas.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

La mendocina Florencia Magalí Morales (39) iba en bicicleta por Santa Rosa de Conlara (San Luis) y fue detenida por violar la cuarentena. Ya en la Comisaría 25° de esa ciudad, tuvo un altercado con los agentes y la alojaron en uno de los calabozos. Eso ocurrió el domingo 5 de abril por la mañana. Por la tarde, la mujer estaba muerta.

Según la versión oficial, la mendocina se ahorcó con un cordón en una celda. Sin embargo, su familia tiene dudas y asegura que fue asesinada. El informe de la autopsia confirmó las sospechas de los familiares de Florencia: los forenses determinaron que tenía "signos compatibles con autodefensa".

El informe forense destacó que Morales presentaba una herida en la muñeca y hematomas en el antebrazo derecho y debajo de las rodillas que no figuraban en el primer informe y cobra fuerza la hipótesis de que la mendocina fue asesinada, tal como anticipó MDZ hace unos días.

“Surgen estas nuevas lesiones de las que no teníamos constancia. En un primer momento se apuntaba a la posibilidad de que estas lesiones sean por un arresto o resistencia a la autoridad, pero también puede tratarse de un gesto de autodefensa de ella, sobre todo el antebrazo, que es un signo bastante típico de autoprotección”, sostuvo el abogado Santiago Calderón Salomón en diálogo con Del Plata San Luis.

Tanto el forense como el perito de criminalística que actuaron el día de la muerte coincidieron en que al llegar encontraron a la mujer en el suelo y boca arriba, no colgada. En este sentido, si efectivamente se ahorcó, alguien tuvo que mover el cuerpo de su posición original.

Otro de los datos llamativos que surgieron es que la soga con la que supuestamente se ahorcó Morales mide cerca de 1,80 m y tiene un grosor importante, características que no se corresponden con cordones de zapatillas o de la capucha de un buzo.

Tampoco eran tres o cuatro efectivos los que estaban de guardia el domingo que encontraron muerta a la víctima, sino que eran entre 8 y 10. "No se puede descartar que estemos ante un abuso sexual, un suicidio inducido y/o un femicidio", remarcó el abogado Calderón Salomón.

Morales había sido detenida por circular en contramano en bicicleta durante la cuarentena. Diez horas después la encontraron muerta en una celda de Comisaría 25 de Santa Rosa del Conlara, donde estaba alojada. "Pobrecita mi hermana, todo lo que debe haber sufrido, quiero que vayan presos los policías", reclamó Andrea Morales desde Mendoza, donde vive con su familia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?