Doménico Cirasino: "La imagen bidimensional no me alcanza"

El artista, diseñador y animador que fusiona la tecnología con el arte, ese mismo que según él mismo "no nos hará libres, sino que nos hará entender que ya somos libres", se enfrentó con MDZ Arte y nos dejó boquiabiertos. ¿Querés leer la entrevista completa? ¡Hacé click!

Avatar del Muriel Del Barco

muriel del barco

Pararse frente a una obra de este artista es similar a entrar en una película. Cada uno de sus personajes conforman un universo lleno de elementos simbólicos que desatan nuestra imaginación. Pero esto no es todo, porque a Domenico parece que no le alcanza con la realidad estática o bidimensional entonces él va por más, va por la alquimia contemporánea fusión perfecta entre el arte y la tecnología. ¿Por qué? Porque la realidad aumentada permite ver el mundo real con información añadida. Tal como el concepto que él mismo impregna en cada una de sus obras. 

Doménico Cirasino nació en Mendoza el 4 de junio de 1984. Estudió la licenciatura y el profesorado en Artes, en la Universidad Nacional de Cuyo. Se especializó en grabado, dibujo y pintura. Desde el 2005 se dedica al arte digital, la animación y el modelado 3D. Actualmente, dicta diversos cursos vinculados a estas tecnologías, en el Instituto Tecnológico Nacional y forma parte del mercado internacional en el desarrollo de videojuegos.

¡Te invitamos a conocerlo en profundidad!

Nombre y apellido:

Doménico Cirasino.

Te dicen:

Dome. Tengo la suerte de tener un nombre raro y en un mundo lleno de indexaciones está bueno tener un nombre más raro. 

¿Autodidacta o estudiado?

Mirá creo que todos los artistas tienen algo de autodidactas en enfrentarse a la obra todo el tiempo y su propia búsqueda. Yo estudié Arte en la UNCuyo y estudié de forma independiente Programación, 3D y Animación, que hoy forman parte de mi obra de forma amalgamada. Te diría que tengo de las dos.  

Aprender a es una necesidad porque es estar preparado para expresar lo que querés expresar, entonces nunca estás preparado. 

Domenico Cirasino

¿Qué es el arte para vos?

Para mí tiene que ver con una búsqueda personal que no entiendo muy bien de dónde viene, pero la vivo más como una necesidad que como otra cosa. El arte es una catalogación. ¿Por qué? Porque se necesita que una persona venga y califique si lo que estás haciendo es o no arte. Ahora, la expresión plástica ya es algo más personal sin ponerle la corona de arte. La expresión artística es mi forma de vida y me he volcado en canalizar pensamientos, sentimientos de meditar, de accionar en mi vida.  Entonces es todo. 

Las libertades que me tomo en la expresión plástica son libertades que me atrevo a tomar en mi vida. 

Yo soy muy ansioso y la plástica es estar totalmente en el presente, entonces contrarresta un poco eso. La ansiedad, si no tiene un lugar por donde salir, te quema. Como si fuera un circuito cerrado. 

¿Qué expresás a través de arte?

A mi me conmueven o me llaman las temáticas universales del hombre. De hecho trato de despojar el tema género, es demasiado específico para lo que trato de ver o plasmar. Tiene que ver con el sentir del humano como esencial y eso es la base de todo lo que somos. De todo lo que podemos construir: la vida, la muerte, el amor... 

Es que las temáticas muy concretas pierden fuerza. 

Domenico Cirasino

¿Cuándo te diste cuenta que querías vivir del arte?

Empecé la facultad a los 18 años y venía pintando desde chico, así que artista toda la vida, plástica toda la vida y amor por la plástica no recuerdo. Vivir del arte fue un planteo de hace unos cinco o seis años. Siempre fui una persona muy austera, solo me interesa poder tener mi espacio para expresarme. Yo en mi taller tengo mi universo gigante e infinito y soy muy feliz. 

Quizás la primera vez que hice una exposición individual que salió de casualidad. A partir de eso empecé a estudiar y a entender cómo funcionaba el mercado del arte. 

Yo nunca hice un cuadro para venderlo sino porque necesitaba que esa imagen existiera; como sea. 

Yo he vendido varios cuadros y no sólo a buen precio sino con felicidad por el lugar en el cual residen ahora. Mis obras son como hijos. De todas maneras no alcanzo a vivir del arte todavía, pero si vivo de las animaciones, la gráfica, del diseño...

Domenico Cirasino

¿Qué sentís cuando pintás?

Una tonelada de cosas. Siento y pienso mucho. Es como una meditación activa: sin tiempo, lugar, ni espacio. Cuando estás pintando estás jugando con otras reglas. Te olvidás de comer, dormir, pasás de largo, te vas... Me cuesta despegarme de la obra y eso es terrible y puedo tardar días en sacarme el casete de pintor. Es un estado hipnótico. 

¿Cómo te enfrentás a un lienzo blanco?

Por lo general no me enfrento a un lienzo en blanco. Para empezar ese blanco no es uniforme porque tiene una proporción que yo ya armé en un boceto, entonces yo ya puedo imaginarme lo que estoy tratando de hacer. Después experimento y juego mucho. Hay que suavizar o sensibilizar la superficie, no te podés enfrentar al blanco, porque es la vacuidad. Por eso uso casi todo al agua y diluyo una tinta que hace como capa para hacer desaparecer el blanco. Mancho, ablando, suavizo y ahí empiezan a surgir  imágenes como si estuvieras viendo una nube. 

Domenico Cirasino

Adapto el arte a mis estados de ánimo. Los azules tienen que ver con la introspección y los colores cálidos cuando estoy conectado con los demás. 

Cuando mirás cuadros viejos tuyos, ¿te encontrás o ya no?

Sí. Yo dejo todo lo que soy en cada cosa que hago. Disfruto del material: tintas, aceites y me voy en una mancha... Ese es el clímax hermoso del arte. 

¿Cuál es tu sueño?

No sé si tengo un gran sueño como artista. Creo que anhelo que el arte me acompañe durante toda la vida. Sí, que ese proceso mágico me acompañe todo el camino, ya sería muchísimo. No tengo una meta concreta, solo poder vivir siempre así. 

¿Te gusta mostrar lo que hacés? ¿Cómo te llevás con el marketing?

Me gusta, pero con el marketing no me llevo tan bien. Mientras estoy mostrando lo que hago me pongo muy huraño, porque son meses en los cuales no trabajo. Yo tengo que mechar mi obra en todos los momentos de mi vida, aunque sea un poquito. 

Domenico Cirasino

Me encantaría encontrar a alguien que se dedique a esa parte: un personaje importante del elenco artístico. Y yo pintar todo el día. 

Por otro lado me encanta mostrarle al mundo lo que hago porque es sano. A nosotros, los artistas, nos cuesta mostrar la cara pero toda una serie de devoluciones que me han hecho acerca de mis cuadros me han enseñado cosas de mí que yo no estaba considerando. 

¿Qué te inspira?

Internet. Me siento hijo de los nuevos medios, veo mucha imagen por web. Ingiero las cosas por la imagen, no soy gran lector pero voy grabando cosas que me van "generando". Soy cinéfilo y disfruto del arte gráfico. 

Domenico Cirasino

¿Qué sentís cuando terminás un cuadro?

Yo a las obras las abandono. Con mi carácter nos las puedo terminar, jamás terminarían. Cuando están maduras, las dejo. Cierro para poder pasar a otra cosa. Más que satisfacción tiene un dejo de melancolía como cuando leés un libro. Obviamente que al alejarlas de vos aparece un vacío. 

¿Cómo le ponés un valor a tu obra?

Es difícil pero considero los procesos (no tiempo), evalúo hasta dónde siento que el mercado puede pagarme. Si lo medís en horas, no se puede. El artista en teoría siempre tiene que vender su próximo cuadro y poco más caro, pero yo busco la coherencia con el contexto. Igual está quien se enamora de tu obra y no escatima para nada a la hora de pagarla y está el que "te tira abajo el precio". Pero yo si siento que el precio es coherente y no lo negocio. 

Domenico Cirasino

¿Quién valora más tu arte el mendocino o el turista?

No creo que tenga elementos para contestarte eso. Es más, yo nunca pude entender quién era mi público. Mi obra es caótica, llena de influencias múltiples, pero no tiene un público específico. 

Domenico Cirasino

¿Dónde soñás con ver un cuadro tuyo?

No se me ocurre un lugar en concreto, pero me fascina la calle, las cosas grandes. Las grandes ciudades tienen un gran atractivo para mí. Proyecto siempre más grande, la condición de los petisos (risas). 

Domenico Cirasino

¿Qué pieza o cuadro quisieras tener en tu casa que no sea tuyo?

Un montón: una lista, pero una de Guillermo Rigatieri que de hecho la tengo. El trabajo de Fernando Rosas me parece genial, así como el de Gabriel Fernández, Cristian Delhez... Y del mundo casi cualquier cosa de Turner, que no tiene nada que ver con lo mío pero me genera muchas cosas. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?