La historia de película de Nacho Lucero y su perro Oro

En España ya están trabajando en llevar a la pantalla grande su caso. Una historia de superación personal marcada por la relación única que entabló con un perro callejero que se instaló en la puerta de su casa y se convirtió en parte de su vida. "Oro me entrenó más a mi que yo a el", afirmó en MDZ Radio.

Nicolás Attías, Mariano bustos y victoria chales

Nacho y Oro, en la cumbre del Aconcagua.

Ignacio Lucero es una de esas personas que pueden presumir haber nacido dos veces. En el año 2011 un infarto masivo en el Himalaya, a 7.400 metros de altura, casi le quita la vida. Horas más tarde, al ser evacuado de la montaña para internarse en Katmandú sufrió un ACV. "Perdí todos los mecanismos aprehendidos. Cosas básicas ya no las podía hacer", contó "Nacho" en MDZ Radio. A su lado, acostado en el estudio, descansaba Oro, uno de los responsables de la recuperación milagrosa de este andinista que este año volvió a hacer cumbre.

"La rehabilitación fue con muchos profesionales y en todas las dimensiones, porque tenía afectados mis dos centros: la cabeza y el corazón. Yo era andinista y perdí mi profesión", recuerda Lucero en Vos Sabrás.

A la distancia puede ver cómo se repuso y logró volver a su pasión por la montaña, pero para llegar a eso tuvo que transitar un largo proceso. "Mi objetivo era recuperar la calidad de vida", destacó. Y dejó una enseñanza para todos los que tienen obstáculos en la vida: "Los sueños los podemos planificar y caminar hacia ellos. Los objetivos son más concretos y tangibles. Hay que pensar de a poquito. De a siete pasos".

Su historia ha recorrido el mundo y lo hizo desfilar por programas de televisión. A todos lados fue acompañado por su perro Oro. "Era un perro de la calle, perdido, viviendo en cualquier lado. Se instaló en la puerta de mi casa e hicimos un buen vínculo. Me empezó a contener desde lo psicológico y lo físico. Me fue potenciando y es un perro que aprende muy rápido", narró sin poder ocultar el afecto que los une.

"Oro me empezó a marcar tiempo de pastillas, de tormentas, fin de jornada, hidratación, tranquilidad. Oro tiene distintos modos de hacerlo. Él me entrenó más a mí que yo a él. Yo soy el vocero de él porque no habla porque nos asustaríamos todos", subrayó y el brillo en sus ojos deja en evidencia que no es mentira.

NACHO LUCERO LLEGÓ A MDZ RADIO JUNTO A SU PERRO ORO.

Así Oro se convirtió en el compañero de aventuras de Nacho. Juntos empezaron a ascender cerros e hicieron cumbre dos veces en el Aconcagua. Pero el destino le tenía preparada otra lección y lo forzó a volver solo al Himalaya, sin la compañía de su amigo inseparable. "En el aeropuerto me dijeron que no podía viajar Oro y se quedó en España. Yo me puse a llorar no solo por lo que representa en lo emocional sino porque lo necesitaba", aseguró. Pero sus lágrimas no conmovieron a las autoridades y Oro tuvo que quedarse en la casa de una amiga y Nacho enfrentó solo el desafío de su vida. Y lo hizo con éxito.

Ahora, el exprofesor de literatura se ilusiona con un nuevo objetivo. Lucero se ha propuesto volver al monte Manaslu, donde en 2011 casi pierde la vida, y hacerlo junto a Oro. Paralelamente, en España germina la idea de llevar a la pantalla grande la historia de estos dos amigos entrañables que conmueven al mundo.

Escuchá la entrevista completa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?