Encontrar el equilibrio

El concepto de “equilibrio” sintetiza los principios esenciales de una vida armoniosa y feliz. Es algo así como la clave de un comportamiento adecuado, de una buena vida. Supone la posesión de una clara ecuanimidad de carácter junto a una sobria sensatez en los actos y una sólida mesura en los juicios.

alfredo diez

Equlibrio esencial.

Podemos ver el significado de la palabra “equilibrio” remontándonos a la antigua Grecia, donde Némesis, hija de Nix, la diosa Noche, personificaba la venganza divina, encargada de castigar a quienes caían en la desmesura, una de las grandes faltas para los griegos. La desmesura o hybris era un falso exceso de felicidad, de orgullo, de soberbia, y todo lo que representara exageración o abuso.

Esta venganza divina encuentra su explicación en la cosmovisión que tenían los griegos, para quienes el equilibrio en todas las cosas era lo más importante. Cuando este se rompía se ponía en peligro el orden del cosmos, por lo que era necesario el castigo para mantener al mundo tal y como debía ser. Acorde con esta manera de conducir la vida de los hombres, Némesis participó en muchas historias, siempre con la intención de mantener el preciado equilibrio de los griegos.

Tiempo después, el oráculo griego de Delfos fue conocido por los romanos no solo por su ancestral y famosa frase que instaba al hombre a “conocerse a sí mismo”, sino también por otra gran frase que indicaba el camino de la mesura y de la armonía interna: “No hagas nada en exceso”, expresando con estas palabras la necesidad de moderación, cordura y prudencia en todos los aspectos de la vida.

El mundo es una fuerza en desequilibrio permanente, de la que el hombre es parte decía Friedrich Nietzsche.

Sin embargo, el equilibrio no se reduce a unas pocas cualidades humanas, sino que es el difícil arte de conciliar con éxito las distintas áreas de nuestra vida, empleando dichas cualidades.

Esas áreas de la vida son el cuerpo físico, el espíritu y la psique humana. Tres zonas en las que debemos poner nuestra atención y cuidado si es que pretendemos abrirnos paso en este complejo mundo y salir indemnes. Porque, como dice Krishnamurti,“ el cuerpo es el instrumento de la mente; pero el cuerpo, las emociones y la mente componen el ser humano total y, a menos que vivan armoniosamente, el conflicto será inevitable”.

¿Existe algún criterio contrastado para determinar si un individuo es equilibrado o no? Un postulado consiste en establecer el equilibrio desde la óptica de la razón contrapuesta a la de la pasión. Esto surge por el hecho de que en la vida no solo existe la fría razón, sino que es imprescindible dejar espacio, también, para la pasión y la emoción. Podemos entonces preguntarnos: ¿quién es más equilibrado, el que actúa racionalmente o aquel que lo hace guiado por la pasión?

Ninguno de los dos. Porque en realidad no existen fórmulas, sino distintos puntos de vista, y uno de ellos es el que sostiene que el equilibrio se logra justamente cuando sabemos en qué momentos hemos de actuar con razón y en qué otros con pasión.

Alfredo Diez, escritor, conferenciante y consultor de empresas / Whatsapp +5492613023321

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?