El boom nacional de las apps para "espionaje doméstico" que usan los acosadores y violentos

Según alerta un estudio privado, está práctica aumentó casi el 80% entre los argentinos en los primeros meses del año. El stalkerware es un tipo de programa que posibilita violar la privacidad de las personas. 

Redacción MDZ

.

Las infecciones con "stalkerware", el tipo de software comercial para obtener fotos, acceso a redes sociales, mensajes y otros archivos ajenos que suele usarse para "espionaje doméstico", aumentaron casi 80% entre los argentinos durante los primeros meses del año.  

El dato nacional se desprende de una investigación publicada esta semana por la empresa rusa de seguridad informática Kaspersky, que da cuenta de un fuerte crecimiento del uso de este tipo de programas en varios países.

En los primeros ocho meses de 2019, el número de personas que a nivel global sufrió al menos un intento de instalación de stalkerware superó los 37 mil, lo que representa un aumento del 35% respecto del mismo período de 2018, señala el informe.

El stalkerware es un tipo de programa que posibilita violar la privacidad de las personas, ya que permite al victimario acceder a mensajes, fotografías, redes sociales, geolocalización, chats, historial de navegación y grabaciones de audio o cámara de sus víctimas (a veces, en tiempo real), según el caso.

Pero a diferencia de aplicaciones legítimas, como las de control parental, estos programas funcionan ocultos, en segundo plano, sin el conocimiento o consentimiento de las víctimas.

Gran demanda de los "espías"

El informe describe que se venden abiertamente, con "tarifas relativamente modestas" (en torno a los 7 dólares mensuales), tienen una gran demanda y a menudo se utilizan para espiar a colegas, familiares y socios, y suelen promocionarse como software para espiar a la pareja.

En la Argentina, más allá del auge actual del stalkerware, el uso de programas para espionaje doméstico es constante, aseguró hoy Martina Demtschenko, abogada especializada en derecho informático con perspectiva de género.

"Con la emergencia de las apps de stalkerware pareciera que hay una nueva modalidad, pero esto hace años que viene siendo puesto en relieve, sobre todo por parte de las mujeres, que son casi el 90% de las víctimas de la violencia digital en Internet. Hace años que recibimos denuncias con casos que no siempre implican apps instaladas", afirmó.

La abogada de la Fundación Activismo Feminista Digital recordó distintas técnicas que acosadores y violentos vienen usando en el país desde hace años, desde infecciones con malware simple para acceder a mails ajenos hasta "keyloggers, programas que con un solo click permiten al agresor trackear la actividad del teclado para saber todo lo que la víctima escribe".

Esto no es algo nuevo, se va actualizando y siempre tiene el mismo fin: el control y la utilización de la información privada. No sólo es acoso, hay vulneración de derechos personalísimos. Y estas conductas son delito, tipificadas en el código penal", dijo Martina Demtschenko.

Así, el fuerte aumento de esta familia de aplicaciones aparece como la evolución de una práctica constituida, potenciada por el aumento de la oferta de este tipo de aplicaciones.

Infecciones en alza

El informe de Kaspersky describe que este año descubrió 380 variantes de stalkerware que se propagan libremente (frente a 290 del año pasado), la gran mayoría por fuera de las tiendas de aplicaciones oficiales como la Play Store de Android o la App Store de iOS.

Si bien el aumento del 79% de estas infecciones en la Argentina puede parecer elevado, resulta pequeño si se lo compara con el crecimiento de 172% registrado en la región, con Brasil, México, Chile, Colombia y Perú al frente de la lista con más intentos de instalación.

A nivel internacional, Rusia es el país con mayor cantidad de casos y representa el 25,6% del total de usuarios afectados a nivel global, seguido por India (10.6%), Brasil (10.4% ) y Estados Unidos (7.1%).

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?