Casi un tercio de adultos mayores quiere estudiar, pero solo el 10% lo hace

​El informe 'Barómetro de la Deuda Social con las Personas Mayores', elaborado por la UCA en alianza con la Fundación Navarro Viola y el Banco Supervielle, indica que el interés por formarse o seguir estudiando es del 29,9% entre los adultos mayores de 60 años. "En cifras absolutas, se trata de 1.800.000 personas mayores que, si tuvieran la posibilidad, les gustaría formarse, estudiar y aprender", agrega.

Avatar del Nicolás Munilla

Nicolás Munilla

Casi un tercio de adultos mayores quiere estudiar, pero solo el 10% lo hace.

Pixabay

Casi el 30% de los adultos mayores de 60 años en la Argentina tiene algún interés en formarse y estudiar, pero solamente el 10% efectivamente participa en alguna actividad o curso, según un estudio del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA).

Este informe 'Barómetro de la Deuda Social con las Personas Mayores', elaborado por la UCA en alianza con la Fundación Navarro Viola y el Banco Supervielle, indica que el interés por formarse o seguir estudiando es del 29,9% entre los adultos mayores de 60 años. "En cifras absolutas, se trata de 1.800.000 personas mayores que, si tuvieran la posibilidad, les gustaría formarse, estudiar y aprender", agrega.

Sin embargo, dicha cifra "contrasta con que el 10% participó de alguna actividad, taller o curso formativo durante el último año", lo que representa 600.000 personas en edad jubilatoria. Ello significa que los educados potenciales triplican a quienes practicaron alguna actividad formativa y/o educativa.

Respecto de la edad, indica el estudio de la UCA, se detecta otro punto interesante: "Si bien el interés disminuye con la edad -uno de cada 3 en el grupo de 60 a 74 años, 1 de cada 5 en el grupo de 75 años y más-, no puede pasarse por alto que aún después de los 75 años hay un 22,8% que preferirían -si tuvieran la posibilidad- seguir estudiando algo. Se trata de 450.000 personas dispuestas a encarar un desafío educativo".

Además de que las mujeres y jubilados que viven con otras personas mayores tienen más interés en seguir estudiando, el informe destaca una brecha socioeconómica en la que, a medida que desciende la estratificación social, menor es el interés por seguir estudiando: "Mientras en el estrato medio alto son el 53,0%, en el medio bajo desciende al 32,4%, en el bajo desciende al 27,2%, y llega a un mínimo en el muy bajo con el 20,0%". De todas formas, aclaró, las cifras en el estrato más bajo no son desdeñables y revelan que, al igual que en el resto de la escala social, disminuir el desinterés por estudiar entre los adultos mayores es un "verdadero desafío" para la sociedad argentina.

"Estos resultados son un enorme desafío para la sociedad respecto de las personas mayores y en un doble sentido. Por un lado, en promover oportunidades educativas para que tremenda cantidad de mayores puedan acceder a actividades que tengan que ver con el aprender. Por otro, en generar un marco para que más personas mayores se interesen por seguir aprendiendo, en la medida que hoy son más los que manifiestan su desinterés que los entusiastas en retomar algún tipo de estudios", advierte el informe.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?