Volver por Ezeiza: peligro robo de equipajes

Bullrich y Dietrich deben solucionar los continuos robos de equipajes en el aeropuerto bonaerense.
Avatar del

MDZ

1/2
Volver por Ezeiza: peligro robo de equipajes

Volver por Ezeiza: peligro robo de equipajes

Volver por Ezeiza: peligro robo de equipajes

Volver por Ezeiza: peligro robo de equipajes

 Desde Europa o EE UU con destino Bs As, dos pasajeros nos relataron historias similares que también viven numerosos viajeros que vuelan a Buenos Aires.

En Miami, dispuesta a plastificar una caja de cartón, una comprovinciana tuvo que esperar largos 15 minutos, que fue el tiempo que le llevó a un compatriota que regresaba por Ezeiza, plastificar cinco valijas. "Es que tengo conocidos que trabajan en el aeropuerto y ofrecen toda clase de productos a precios regalados, producto del robo a las valijas" afirmó. Fue ante la pregunta: "¿Por qué plastificas todas las valijas, si tienen todas cerraduras o candados?".

Por otro lado, el fin de semana pasado, volviendo desde Madrid vía Buenos Aires para conectar hasta Mendoza, un reconocido profesional que había viajado a un Congreso de su especialidad, sufrió un delito en la estación aérea bonaerense.

Ubicado en la cinta que depositaba las maletas del vuelo recién arribado de España, ante la demora en aparecer, se acercó a la ventana donde aparecían los equipajes para observar lo que faltaba de ser entregado. Con gesto adusto y palabras cortantes, uno de los operarios que colocaba las valijas en la cinta le expresó: "No se puede mirar para afuera".

Obvio, él no podía ni debía mirar, porque podría haber visto cómo era violentado su equipaje. Cuando por fin apareció su maleta, faltaban numerosas pertenencias en su interior.

Esta historia no es nueva y no se le encuentra solución. Y no parece muy difícil evitar los continuos hurtos o robos. Un buen y completo sistema de cámaras de vigilancia eliminaría en la práctica esta permanente conducta antisocial. 

La puerta de entrada vía aérea más importante del país no debe ser el comienzo de un mal trago y de pérdida de bienes y tiempo. Los ministros responsables deben actuar rápido y bien, porque sino el "cambio" es pura palabra o supuesta buena intención, sin hechos positivos concretos y eficientes.