Venezolana en Mendoza: "Quisimos que nuestros niños puedan tener una infancia feliz"

A sus 38 años, Karla Quijada decidió abandonar su hogar y su trabajo como bioanalista en Venezuela para reiniciar su vida en Argentina junto a su esposo Jorge. Entre las razones por las cuales optó por dar un giro tan drástico, la principal fue el miedo que sentía por el dolor que sufrían sus hijos. En entrevista con MDZ cuenta cómo vive ahora y qué piensa del conflicto político actual que aqueja a su país.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Venezolana en Mendoza: "Quisimos que nuestros niños puedan tener una infancia feliz"

Karla Quijada es bioanalista, mujer de 38 años y venezolana expatriada. En agosto de 2018 decidió junto a su esposo Jorge Moreno emigrar de su país natal junto a sus dos hijos -de 1 y 5 años de edad- para probar suerte en Buenos Aires. Al poco tiempo de llegar a Argentina, surgió una oportunidad laboral en Mendoza que los motivó a trasladarse hasta el borde de los Andes.

En MDZ dialogamos con Karla Quijada para conocer qué piensa de la crisis política que se vive por estas horas en Venezuela, además de las razones que la llevaron a decidir abandonar su hogar y su gente para comenzar nuevamente en un lugar desconocido.

¿Por qué Argentina?

En primera lugar por el habla hispana, para los niños. Es un país que además ha acogido muy bien a los venezolanos y hay oportunidades para los profesionales. Cuando optamos por dejar Venezuela fue porque sentíamos que la situación ya se estaba tornando insostenible.

¿Qué situación, exactamente?

La situación económica, el alza del dólar que a diario hacía que mermaran nuestros ahorros y que los bolívares que hacíamos no nos alcanzaran para nada.

Así que eligieron entre aguantar o empezar de cero.

Así que elegimos entre quedarnos y gastar todo lo que teníamos para sobrevivir sin calidad de vida o darnos la oportunidad de ofrecerles un futuro a nuestros hijos donde pudieran conseguir al menos los alimentos básicos en el supermercado sin mayor complicación.

¿Sufrían mucho por los chicos?

No los podíamos llevar a pasear sin estar paranoicos por posibles robos o secuestros. Tampoco podíamos garantizarle una educación de calidad. De todo eso decidimos alejarlos, quisimos que nuestros niños puedan tener una infancia feliz y sin los recuerdos de las vicisitudes que estábamos viviendo cada día con más angustia.

Y ahora, ¿cómo viven lo que pasa en Venezuela, desde acá?

Desde aquí estoy esperanzada, aunque un poco incrédula, respecto a lo que pueda suceder en mi país, pues (el presidente Nicolás) Maduro tiene de su lado a la Guardia Nacional Bolivariana, que son quienes tienen el poder de las armas.

¿Lo consideran un peligro real?

Sí. Realmente observamos cómo no tienen compasión para reprimir matando en las manifestaciones que se han hecho. Pero como contrapartida está el apoyo cada vez mayor que vemos que recibe (Juan) Guaidó, siendo reconocido como presidente de Venezuela por más y más países. Eso mantiene esta esperanza de que se siga en los pasos correctos para la liberación de Venezuela de este chavismo y de todo lo que esa política ha conllevado.

¿No creés que hay cierta legitimidad en el Gobierno de Nicolás Maduro, al menos otorgada por algunos sectores?

Ellos han dado demostraciones de que les importa muy poco lo que los ciudadanos votemos o decidamos. Nos atropellan o inventan decretos para lograr seguir posicionándose en el poder.

Y desde tu visión de ciudadana venezonala, ¿cómo pensás que se va a desenvolver este conflicto?

Estoy ansiosa por saber qué movimientos o estrategias van a tener Maduro y su "gabinete" para mantenerse en el poder, pues lo predecible es que inventen algo para meter preso a Juan Guiadó, por lo que los organismos internacionales tipo Estados Unidos intervendrían como lo ha pronunciado y pues creo se desataría una mini guerra en nuestro país. Aunque también es probable que esa no sea su conducta a seguir. Los chavistas son más inteligentes que eso. Por algo han logrado mantenerse en el poder tantos años.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?